3 recetas con el aguacate como protagonista

40

Este producto destaca por la gran cantidad de posibilidades que tiene de cara a la cocina

Llevar una dieta saludable y equilibrada a veces no es tan fácil como pensamos. Existen muchos factores que pueden alterar nuestra rutina y obligarnos a “mal comer” de vez en cuando. Sin embargo, existen productos tan fáciles de utilizar en cocina y con una cantidad tan grande de posibilidades que las excusas se nos agotan para no llevar una buena alimentación. Uno de estos productos es el aguacate.

Este fruto tiene una gran cantidad de ventajas nutricionales que aportar valor a nuestra nutrición, por ejemplo el hecho de que sea muy saciante, lo que ayudará a reducir la ingesta de otros alimentos, quizá menos saludables, y nos ayudará a bajar de peso. Además, esta fruta es rica en ácido fólico, siendo recomendable su ingesta en mujeres embarazas para beneficiar la formación del feto.También nos ofrece grasas saludables y vitamina E en grandes cantidades, pudiendo llegar a aumentar el colesterol HDL en un 11 por ciento, es decir, el colesterol bueno.

Pero si hay algo que destaca en este producto es la gran cantidad de posibilidades que tienen de cara a la cocina. Estas son algunas de las recetas para elaborar en nuestro día a día sin robarnos mucho tiempo:

La primera de ellas es una ensalada de aguacate y frijoles. Esta es una receta muy rica en proteínas y cuya sencillez de elaboración y frescura es perfecta para el día a día. Los ingredientes serían un aguacate maduro en taquitos, el jugo de un un limón, 123 g. de frijoles sin caldo, 30 g. de cebolla en taquitos, 15 g. de cilantro picado y medio tomate maduro. ¿La elaboración? Bueno, es simple. Elige el recipiente que más te guste, mézclalo todo y alíñala de una forma fresca y saludable, siempre con AOVE. 

El segundo plato tan saludable como fácil de preparar con este producto es una crema de aguacate. Esta elaboración tiene una doble ventaja, y es que es perfecta tanto para comer sola como para aderezar carnes o pescados. Las mejores opciones para acompañarla son las proteínas asadas, cocidas o al vapor. Los ingredientes son un aguacate maduro, pelado y sin hueso en taquitos, 60 ml. de caldo de pollo sin grasa, 125 ml. de yogur natural bajo en grasas, un cuarto de cebolla, sal y pimienta al gusto, una rama de cilantro y 15 ml. de aceite vegetal. Su elaboración es muy rápida y sencilla. El primer paso será licuar el aguacate, el yogur, la cebolla, el cilantro, la sal y la pimienta hasta formar una crema. Mientras, calienta una olla con el aceite y añade la mezcla licuada. Dejar que hierva a fuego lento. Después, agrega el caldo de pollo, añade más sal y pimienta, si lo cree necesario, y deja hervir nuevamente hasta obtener una consistencia cremosa. ¡Listo para servir!

La última receta, a pesar de ser un poco más elaborada, es igual de rápida que el resto. En 30 minutos estará lista para degustar. Hablamos del poké de arroz con aguacate y salmón. Este plato hawaiano es muy versátil, y su alto aporte proteico lo convierte en un plato perfecto para una dieta equilibrada. Los ingredientes para dos personas son 300 g. de arroz para sushi, 15 ml. de vinagre de arroz, 3 g.  de azúcar, Sal, 150 g. salmón fresco, 45 ml. salsa de soja, 30 ml. de aceite de sésamo, jengibre fresco rallado, medio aguacate, cuatro tomates cherry, medio pepino, media cebolla morada, semillas de chía, media lima para zumo y anacardos. La elaboración es muy sencilla. Cortamos el lomo del salmón en dados,  añadimos la salsa de soja, el aceite de sésamo, el jengibre rallado, removemos bien y marinamos durante 15 minutos en la nevera. Mientras tanto, cocemos el arroz en agua salada, a la vez que mezclamos el vinagre de arroz con el azúcar y calentamos en el microondas. Una vez conseguido, agregamos al arroz y enfriamos abanicando al tiempo que removemos para separar los granos. A continuación, cortamos el medio aguacate en láminas, los tomates cherry en mitades, el pepino en finos discos y la cebolla en juliana. El emplatado es lo más divertido y visual. Colocamos el arroz al final de un cuenco hondo y repartimos el aguacate, los tomates, el pepino y la cebolla por la superficie. Por último, decoramos con anacardos y semillas de chía mientras regamos con un poco de zumo de lima y ¡a comer!