El 61% de los turistas de Málaga en 2017 fueron extranjeros

44
turismo

La encuesta de ocupación hotelera del Instituto Nacional de Estadística (INE), publicada este miércoles, ha puesto en valor que un total de 792.890 turistas extranjeros se alojaron el año pasado en los hoteles de Málaga, lo que supone un 17,24 por ciento más que en 2016. Este crecimiento supone un nuevo récord en la internacionalización del destino, puesto que el 61 por ciento de los viajeros alojados en la ciudad son extranjeros.

Así, de los 30 mercados internacionales que analiza el INE, 27 registraron importantes crecimientos. En términos relativos, los mercados que más incrementaron su peso en la ciudad fueron Lituania en un 80,05 por ciento; Corea del Sur, en un 63,64 por ciento; Ucrania (+48,14%), Polonia (+47,48%), México (+45,96%), Canadá (+37,17%), Suecia (+36,65%), Argentina (+31,03%), Finlandia (+30%) y Dinamarca (+29,17%).

En términos absolutos, el mercado internacional más importante para la ciudad de Málaga es el Reino Unido, que registró el año pasado 125.554 turistas, un 18,5 por ciento más respecto al periodo anterior. Tras el mercado británico se situaron Alemania, con 69.044 turistas (+25,46%); Italia, con 63.947 viajeros (+8,22%); Francia, con 58.079 (+2,56%); Países Bajos, con 46.368 turistas (+8,52%); y Estados Unidos, con 45.622 turistas (+27,29%).

En cuanto a los descensos, han sido los mercados de Suiza (-0,6%), Portugal (-1,8%) y Japón (-2,8%) los que registraron leves descensos el pasado año. Por lo que respecta a las pernoctaciones, los turistas internacionales registraron el año pasado un total de 1.610.823 estancias en los hoteles de la ciudad, un 9,84 por ciento más que en 2016. De esta forma, las estancias de los extranjeros representan el 65 por ciento del total.

MERCADO NACIONAL

Por su parte, el mercado nacional registró un pequeño descenso del 2,42 por ciento y se quedó en 505.425 turistas alojados, lo que supone el 38,93 por ciento del total. La comunidad andaluza, aunque sufrió una caída del 3,75 por ciento, sigue siendo en términos absolutos la comunidad que más turistas atrae a la ciudad, pues acudieron 212.952 turistas, el 43,12 por ciento del total de viajeros nacionales. Tras Andalucía se encuentra Madrid, con 98.743 turistas (+2,87%) y Cataluña, con 45.978 turistas (+17,86%).

En el cómputo total, los hoteles malagueños alojaron el año pasado a 1.298.313 turistas, un 8,71 por ciento más. Estos viajeros registraron 2.475.494 pernoctaciones, lo que supone un aumento del 3,67 por ciento. Estas cifras, ha explicado el Ayuntamiento en un comunicado, confirman que Málaga volvió a ser en 2017 el destino urbano de España que más creció.

Así, se ha situado por delante de Palma de Mallorca (+7,20%), Zaragoza (+7,15%), Bilbao (+3,45%), Sevilla (+3,24%), Barcelona (+2,81%), Madrid (+2,74%), Valencia (+1,57%), Córdoba (+1,56%) y Granada (-2,76%).

De igual modo, Málaga creció en 2017 más que la media de España (+3,66%), Andalucía (+2,61%) y la provincia (+1,50%). Es más, la ciudad fue el municipio de la provincia que más creció y ya es el que más viajeros aloja, por delante de Torremolinos (954.001), Marbella (748.367) y Benalmádena (583.324).

Además, el grado de ocupación media en 2017 alcanzó el 78,18 por ciento, situándose solo Barcelona por delante de Málaga, cuya ocupación fue del 79,26 por ciento.

Por su parte, el concejal de Turismo y Promoción de la Ciudad, Julio Andrade, ha asegurado que “estos datos no deben invitarnos al conformismo, sino servir de acicate para que Málaga siga siendo un destino potente y dinámico, que crece de forma sostenible”.

“En este 2018 vamos a volver a tener un año de récord para el turismo, ya que hay mucho margen de crecimiento”, ha asegurado el edil, apostillando que estos incrementos “no serán sólo cuantitativos, sino también cualitativos”.

“Málaga se está confirmando como un destino sostenible y de calidad”, ha subrayado Andrade al tiempo que ha asegurado que la ciudad “se ha marcado como estrategia imprescindible buscar nuevos nichos de mercado que permitan reforzar el crecimiento en los principales mercados emisores”.