Alexso, cocinando sensaciones que enamoran

69
Alexso, cocinando sensaciones que enamoran...

Jose Antonio Moyano y su casa, Alexso, acaban de cumplir un año. Este pequeño pero acogedor restaurante situado en pleno centro de Málaga ofrece divertidas e inolvidables experiencias sin olvidarse de la calidad y el respeto por el producto.

Podemos encontrar a Jose Antonio y su mujer asegurándose de que cada comensal disfruta de la velada y encuentra los platos que más se adaptarán a su paladar en la calle Mariblanca 10.

Si eres de los que aún no ha visitado este singular espacio, es un buen momento para disfrutar de su carta de verano. Sí, también si eres celíaco, vegano o tienes cualquier intolerancia alimentaria: los chicos de Alexso están en todo.

¿Cuál es la propuesta de Alexso?

 

Nuestra propuesta está basada en salirnos de la monotonía, jugar con los sabores y con las texturas y hacer una cocina una cocina diferente con sorpresas.

Hacemos varios trampantojos, incluímos la flor eléctrica en nuestros menús para que nuestros clientes vivan una experiencia.

Nuestra peculiaridad también es que cualquiera de nuestros platos lo podemos convertir en medio plato para que todos puedan probar nuestras creaciones. Así jugamos un poco con el concepto “tapa” y damos la oportunidad a todos nuestros clientes de poder probar diferentes platos a buen precio.

 

También adaptamos estos platos a las intolerancias alimentarias que pudiera tener una persona. También si por religión no come algún tipo de carne o si es vegana, nosotros nos adaptamos.

 

Cuéntanos eso que tanto nos gusta de “cocinando sensaciones”…

 

Nuestra finalidad es ofrecer una experiencia a nuestros comensales. Queremos ofrecer una sensación diferente por cada plato. Jugamos mucho con las texturas, los sabores atrevidos…

En la carta de verano, por ejemplo, tenemos unas vieras con morcilla y toques frutales de manzana caramelizada y papaya. Son sabores que choca leer, pero después la unión de estos conceptos resulta muy agradable al paladar.

Con nuestros postres también creamos sensaciones contradictorios gracias a la técnica de los trampantojos. Tenemos un sándwich de salmón con patatas y ketchup y también un plato de los montes. Imagina que lees estos postres en una carta. Es divertido y sorprendente. El sabor luego te revela que nada es lo que parece.

 

¿Cuál ha sido tu trayectoria antes de llegar a Alexso?

 

Yo estudié en la escuela de Torremolinos, después estuve con José Carlos García en El Café de París casi dos años y medio. También estuve en el restaurante Montana como jefe de partida. Al cargo de la cocina estaba Marcos Granados de Molina Lario, un gran compañero y amigo.

Esta fue mi formación más fuerte y simbólica. Después se trata de interiorizar y llevar lo aprendido al propio terreno.

 

¿Cuáles son los buque insignia de la casa?

 

Lo que funcionó muy bien fue el ajoblanco con carpaccio de gamba blanca de la bahía y sorbete de mango. Nuestro cochinillo también tiene mucho éxito.

También el gazpachuelo es un imprescindible, lo mantenemos todo el año.

 

¿Tenéis carta estática o la vais modificando según la temporada?

 

Efectivamente, vamos cambiando la carta por temporadas porque nos gusta apostar por los productos de cada momento, que están en su mejor momento.