Benalmádena, el destino completo de la Costa del Sol

716
benalmadena

Apacibles playas, un puerto deportivo único en el mundo o un coqueto pueblo de raíces andalusíes son los principales pilares de la localidad de Benalmádena, una de las más emblemáticas de la Costa del Sol. Hoy esta localidad se ofrece como uno de los destinos más completos para los que buscan desconectar ya sea en la costa o en el interior sin renunciar a momentos de ocio.

En el litoral benalmadense se encuentra el que se conoce popularmente como Puerto Marina, distinguido en varias ocasiones por su belleza y su singular arquitectura. Concretamente ha sido galardonado en dos ocasiones como la «Mejor Marina del Mundo». Desde 1987, de forma ininterrumpida, ha refrendado su Bandera Azul por la calidad de sus servicios. El origen de esta espectacular marina está en la década de los años 70, cuando empezó su construcción, aunque no se inauguró hasta 1.982.

Además de su importancia como destino náutico -cuenta con más de un millar de puestos de atraque-, Puerto Marina, como se conoce popularmente, tiene un atractivo comercial, de ocio y turístico. Allí se pueden ver decenas de tiendas, restaurantes, bares de copas y discotecas, que alargan hasta la madrugada la diversión –sobre todo en verano y en los fines de semana y festivos- En torno al puerto se organizan cada año numerosos eventos náuticos, lúdicos y gastronómicos. Entre estos últimos, destaca en la primavera su ya consolidada Feria del Marisco. 

Parques temáticos

Capítulo aparte merecen sus espacios temáticos relacionados con la fauna marina en el recinto portuario o su entorno. Por orden cronológico, hay que referirse a Sea Life. Se trata de un impresionante acuario en el que se pueden ver hasta dos millares de especies animales marinas, desde los tímidos tiburones hasta los frágiles caballitos y dragones de mar.

No muy lejos de allí se puede visitar Selwo Marina, en el que se puede entrar en contacto directo con algunas de las especies que lo habitan, como los delfines, los pingüinos o los leones marinos. Los espectadores podrán desde darles de comer hasta bañarse con ellos. También se podrán ver allí distintas aves exóticas. El parque está dividido en cuatro zonas geográficas, en función de la procedencia de sus especies: Isla de Hielo, Las Antillas, La Hondonada y Amazonia.Más en el interior, en Arroyo de la Miel, se encuentra el parque de atracciones Tívoli World, decano del ocio y la diversión en la Costa del Sol. Desde que abriera sus puertas allá por el año 1972, miles de personas de distintas generaciones han pasado por sus instalaciones o incluso asistido a algunas de las actuaciones y fiestas que allí se preparan periódicamente.

Puerto Marina.

En Benalmádena Pueblo, se puede visitar también el Mariposario, que alberga dentro de un espectacular templo tailandés  hasta 1.500 mariposas exóticas de todo el mundo que vuelan en libertad en un paraíso tropical entre cascadas y flores. En este recorrido, se podrá ver in situ cómo nacen, cómo se reproducen y al mismo tiempo disfrutar aprendiendo muchas cosas sobre estos maravillosos insectos. A todas estas propuestas de ocio hay que unir el Teleférico, que permite conectar con una buena dosis de adrenalina el núcleo de Arroyo de la Miel con el techo del territorio benalmadense, el Monte Calamorro. Además de unas vistas espectaculares, allí aguardan numerosas propuestas de ocio, como exhibiciones de cetrería o rutas a pie o en bicicleta.

Además de esta oferta temática, no hay que olvidar que buena parte de los atractivos benalmedenses está en sus playas. La Viborilla, Torrequebrada, Las Yucas, Benalnatura (naturista) o Torremuelle son algunos de los nombres propios del cuidado litoral de este municipio costasoleño.

Sus cuidados paseos marítimos permiten disfrutar intensamente estas playas en cualquier época del año, pero sobre todo entre la primavera y el otoño. Es en ese amplio período cuando también se puede saborear la gastronomía marinera de la localidad, en la que no faltan los platos más típicos de la zona, como los espetos de sardinas, los boquerones fritos o las conchas finas, entre otros.

EL PUEBLO

A pesar de su desarrollo turístico, no renuncia a sus orígenes y pone en valor el emplazamiento original de la villa en Benalmádena Pueblo. En un tranquilo paseo por su casco urbano se pueden ver los restos de la muralla que un día fue un castillo de gran valor estratégico. Junto a ella se encuentra la plaza de Santo Domingo de Guzmán, principal parroquia del casco urbano. Dentro del corazón de esta villa histórica, también es obligada la visita a la plaza de España donde se encuentra su emblema, la escultura de La Niña de Benalmádena, obra del artista Jaime Pimentel.

Frente al Mariposario, se encuentra la Estupa de la Iluminación, considerada como la mayor del mundo occidental. Con más de 33 metros de altura, esta construcción budista está coronada por un cono dorado que se divisa desde toda la franja litoral que media entre Benalmádena y Fuengirola. Su base es de 25 metros de largo por 25 de ancho. En su interior dispone de una sala de meditación de más de 100 metros cuadrados. En el otro extremo del casco antiguo, se puede visitar el Castillo Monumental de Colomares, una construcción finalizada en 1.994 que sirve de homenaje a Cristóbal Colón y a su descubrimiento del Nuevo Mundo.

CÓMO LLEGAR: Benalmádena cuenta con muy buenos accesos tanto para ir en vehículo privado como en transporte público. En el primer caso, hay que tener en cuenta que la localidad es atravesada tanto por la A-7 como por la antigua N-340. Esta última carretera es hoy una gran avenida urbana en la que se puede hacer un recorrido más sosegado para tener una visión general de su costa. Por otra parte, también se puede usar el autobús interurbano –con mucha frecuencia de paso- como la línea de Cercanías de Renfe, que tiene dos estaciones, Arroyo de la Miel y Torremuelle.

DÓNDE COMER: Con más de 800 establecimientos de restauración repartidos entre su distintos núcleo de población resulta muy complicado elegir un lugar para disfrutar de su gastronomía. Los que quieran apostar por los sabores más marineros deberán elegir entre sitios tan emblemáticos como Los Mellizos (El Mero), Los Marinos o La Sirena. Los que prefieran tapear también tienen algunas opciones en Arroyo de la Miel, como la Despensa del Aceite o El Granaíno. Tampoco faltan importantes referencias a la alta cocina, como en otras localidades de la Costa del Sol. Es el caso del veterano restaurante El Higuerón o El Sollo, regentado por Diego Gallegos, estrella Michelín, conocido como el ‘chef del caviar’.  Entre las propuestas más alternativas hay que referirse a La Cubana, un chiringuito situado justo en la frontera con Fuengirola, donde aguarda una verdadera explosión de colores y sabores.

DÓNDE HOSPEDARSE: Si la oferta de restauración es de lo más diversa en un municipio tan turístico como Benalmádena, no lo es menos en la de alojamiento. Desde lujosos hoteles de cinco estrellas en primera línea de playa a coquetos hostales con una excelente relación calidad precio hay un amplio abanico de posibilidades, en el que también hay que incluir apartamentos turísticos e incluso alguna casa rural en el interior. En definitiva, las posibilidades son numerosas y se adaptan a casi cualquier bolsillo. Eso sí, conviene hacer reservas con antelación, sobre todo si se busca hospedaje en la temporada alta.