Bienvenidos a la revolución delivery

39

En una época en la que la comida se ha convertido en eje cultural y social más allá del acto físico de comer, paradójicamente se cocina en casa menos que nunca. El delivery se ha convertido en tendencia estratégica y, junto con el crecimiento del reparto a domicilio, empezamos a ver los primeros proyectos de viviendas sin cocina. Es la revolución delivery y ha llegado no solo para quedarse, sino para continuar creciendo. Veamos por qué, cómo y hasta cuándo.

El día en que internet cambió la forma de comerLa distribución de la comida (o, lo que es lo mismo, la movilidad) es el gran reto de nuestro tiempo. Gracias a internet y a la nueva demanda de las nuevas tribus de consumidores, la comida viaja ahora en más direcciones: cruda (o semi preparada) hasta el centro de producción y elaborada hasta el cliente.

En este contexto, el delivery es el punto de partida de una nueva forma de entender el foodservice en la que la producción y la relación con el cliente cambian. JustEAT, Deliveroo, Glovo o UberEATS lo han entendido y han hecho de ello su modelo de negocio.Hasta ahora, el mercado del delivery pertenecía a dos tipos de platafor-mas: los “agregadores”, que surgieron aproximadamente hace 15 años y los reproductores de “nueva entrega”, que aparecieron en 2013. En la actualidad, el delivery ha dado lugar a nuevos modelos de negocio: los restaurantes sin mesas o ghost restaurants, negocios que pueden compensar el alto costo de un sistema de entrega con infraestructuras y operaciones más baratas y en los que la sala está donde se entrega el pedido.

Hablando de movilidad: en la era de la delivery Revolution el camarero es más digital que nunca, de ahí que se estén desarrollando programas de reparto con drones (sin ir más lejos, el de Uber EATS). Algunos datos sobre deliveryLa cena sigue siendo la reina del delivery y el teléfono el canal prefe-rido (39%), seguido de la web/app propia del restaurante (25%) y las plataformas online (20%).En cuanto a la comida, la pizza es la preferida de los deliveriers (70%), seguida del sushi (25% de los pedidos). El gasto medio es de 25€ por pedido.

Y la sostenibilidad se consolida como un factor importante (y de diferenciación de negocio). Según Shopper View: el 38% de clientes pediría más comida a domicilio si existiera un envase que mantuviese las propiedades intactas y la misma presentación que en el local.Y ¿qué hay sobre el negocio en sí? En España, el gigante Telepizza es la compañía líder, seguido del Grupo Zena (Domino ́s Pizza). Una mirada al futuro inmediato

¿Qué va a pasar con el delivery en el corto y medio plazo? Que, una vez consolidado como tendencia, continuará expandiéndose. Algunas previsiones a tener en cuenta: el modelo grab&go (para llevar) continuará creciendo a expensas de la escena gastronómica informal o casual. También crecerán los ghost restaurants. En plena explosión del On the move, el abanico de posibilidades que se abre para la res-tauración uniendo delivery, grab&go, comida preparada y concepto tradicional de negocio es prácticamente infinito.

Una recomendación final: Antes de decidirte por abrir una línea de negocio de entrega a domicilio, revisa tus operaciones y verifi ca que tus procesos son capaces de asumir la demanda, que tus márgenes no se verán perjudicados, que la calidad de la entrega de la comida estará a la altura de tu reputación y que no supondrá un inconveniente para tus clientes presenciales.

El futuro es digital. El consumidor pide cada vez más alimentos preparados y, si no los encuentra en tu organización, los encontrará en otro sitio. El delivery es una opción. Es la opción. Si las respuestas al párrafo anterior son positivas… cuanto antes te sumes a la delivery revolution, más lo agradecerán tus resultados.