Bodega Gonzalo Beltrán, vinos con mucho que contar

363
Bodega Gonzalo Beltrán, vinos con mucho que contar

Situada en Ronda, sus racimos de syrah maduran en silencio escuchando las historias de Finca La Nogalera, vinculada a la familia Beltrán desde 1866. Cuentan que de mayores quieren convertirse en “Perezoso”, un vino ecológico y biodinámico que lleva el nombre del sistema de antiguas albercas que rodean la finca. Estas albercas permitían que el agua se detuviese para poder lavar las frutas y hortalizas de las huertas de la Finca La Nogalera.

Bodega Gonzalo Beltrán, vinos con mucho que contar

Aún hoy podemos observar su forma en la etiqueta de “Perezoso”, un vino que hace honor a su nombre presentándose tranquilo y pausado, ideal para interminables conversaciones en buena compañía.

 

Tuvimos el placer de escuchar el susurro de las viñas de la mano de Mariola López Beltrán, bióloga dedicada hoy a sus viñas y al vino que dan. Perezoso es un vino limpio y brillante que destaca, sobre todo, por sus aromas de frutos rojos como la frambuesa y la mora. Si cerramos los ojos, nos recuerda a un campo de violetas y lavanda sin perder un toque mineral y ligeramente tostado. Un vino que acompaña encantado tanto a aperitivos como a arroces o guisos. Perezoso tinto también tiene un hermano, Perezoso rosado, un vino que habla de hierbas aromáticas como el hinojo y frutos rojos como la cereza. Muy veraniego y amigo de las barbacoas.

 

Bodega Gonzalo Beltrán, vinos con mucho que contar

La filosofía agrícola de la familia Gonzalo Beltrán es la clave para entender este proyecto. Han recuperado la agricultura tradicional con el respeto por la tierra y el entorno para ofrecer vinos únicos que reflejan la uva que los conforma, la tierra en la que se cultivan y el clima que los hace posibles. Actualmente se encuentran inmersos en nuevos proyectos de los que pronto tendremos noticias.

 

Cualquier momento y lugar es bueno para un Perezoso, pero disfrutarlo rodeado de las viñas de Finca La Nogalera es una experiencia que hay que vivir. El aire fresco, el murmullo del agua y las vistas de ensueño son el mejor maridaje para estos vinos con sello Sabor a Málaga que nos han robado el corazón.