Bosque de Cobre, un maravilloso viaje entre castañares

321

Fiestas, rutas y otras recomendaciones para disfrutar del otoño en la provincia de Málaga.

Entre los últimos días de octubre y los primeros de diciembre, llega a Málaga un fenómeno natural que cada vez necesita menos presentación. Se trata del conocido como Bosque de Cobre, que es posible gracias a las hojas caducas de los castaños. Éstas, primero, se secan; después, se caen. Gracias a ello dejan una estampa puramente otoñal, que se puede disfrutar en dos zonas bien diferenciadas de la provincia de Málaga. 

Por un lado, en el Valle del Genal, aguardan los castañares más extensos. En este sentido, los municipios que suman más superficie y, por tanto, son más idóneos para disfrutar del Bosque de Cobre, son Pujerra, Parauta e Igualeja. Entre ellos forman un triángulo único en la provincia de Málaga. Eso sí, también habrá que prestar atención a sus alrededores, en pueblos como Jubrique, Genalguacil, Cartajima, Júzcar, Faraján, Alpandeire, Benadalid o Benalauría, entre otros, donde también hay concentraciones importantes de este árbol.

Por otro, en la Sierra de las Nieves, existen dos grandes opciones. En la zona nororiental, se encuentra el pueblo de Yunquera, con algunos bosquetes dispersos en el entorno del casco urbano. Por otro, en la cara sur de la comarca aguarda el territorio de Istán, que tiene en el Hoyo del Bote un bosque mágico en el que destaca especialmente el Castaño Santo, que, desgraciadamente, ha entrado en un notorio declive. También hubo en su día castaños en la zona del Juanar, pero muchos de ellos fueron arrancados por la amenaza de la avispa asiática.

¿Cuándo ir?

Aunque no hay una fecha muy concreta, normalmente, la caída de la hoja suele comenzar en los últimos días de octubre y terminar en los primeros de diciembre, pero esto depende de factores climatológicos. Por lo tanto, habrá que estar pendiente de redes sociales o incluso llamar a ayuntamientos en estas zonas para confirmar que es un buen momento para ir. En ocasiones, se han dado casos en el que una zona muy determinada ha estado en su particular esplendor y dos días después, tras unas precipitaciones abundantes, la hoja ha caído al suelo. 

Para ir también es recomendable tener en cuenta el calendario de fiestas y eventos relacionados con la castaña en muchos de estos municipios. Así, Yunquera celebrará su Fiesta de la Castaña y del Mosto, el último fin de semana de octubre, mientras que Pujerra lo hará al siguiente. También entre el 1 y el 3 de octubre habrá tostones tanto en algunos pueblos como en el campo. Estas fiestas tradicionales se basan sobre todo en un buen momento de convivencia en torno a las castañas asadas y un poco de anís o mistela.

¿Qué hacer?

Además de hacer ‘selfies’ y fotografías más o menos creativas, es recomendable disfrutar del Bosque de Cobre haciendo rutas de senderismo. Afortunadamente, hay muchos itinerarios homologados en torno a estos pueblos. Están abiertos todo el año, pero son especialmente recomendables en estos días de puro otoño con el que recompensa el castañar en el declive de sus hojas. En torno a Pujerra, Igualeja y Parauta están los principales itinerarios. Por su parte, en Yunquera se se ofrecen visitas guiadas durante la Fiesta de la Castaña y del Mosto. 

La empresa de turismo activo RF Natura suele organizar una o dos salidas cada otoño para disfrutar de este espectáculo. El guía  es ni más ni menos que Rafael Flores, uno de los grandes conocedores de la Serranía de Ronda en su concepto más amplio. 

En el caso de Pujerra, hay incluso un Museo de la Castaña, que se puede ver gratuitamente. Abre en fin de semana excepcionalmente durante su fiesta temática dedicada a este fruto seco. Pero, si alguien quiere entrar a verlo en otra fecha, debe llamar para avisar con antelación al ayuntamiento de la localidad.

Lo que no hay que hacer

Bajo ningún concepto se debe entrar en propiedades privadas. Ni una fotografía original ni mucho menos coger unas castañas del suelo son una excusa para entrar en una parcela de castaños. Por otra parte, no es nada recomendable coger castañas de los arcenes. Además de poder estar en mal estado, pueden estar pisoteadas y contaminadas con los vehículos que pasan por las carreteras. Hay que tener en cuenta también que hay muchos puntos de ventas de castañas en los distintos pueblos que están en el Bosque de Cobre, ya sean en restaurantes, hoteles, cooperativas o tiendas. Suelen tener mayor calidad de las que se pueden encontrar en supermercados y un precio mucho más bajo.