Cóctel Axarquía: un monumento de café otoñal

27

El paisaje ha cambiado ostensiblemente. En pleno ecuador otoñal, proliferan los tonos ocres y rojos. Gracias a las lluvias primerizas, surgen las primeras manchas verdes y el paisaje de la provincia rejuvenece.  Es tiempo de castañas, cuchareo y paseos por el monte, pero también es tiempo para disfrutar de un buen cóctel. Eso sí, acorde a la nueva estación. Sin embargo, en esta ocasión esta propuesta tan deliciosa no parte de un barman sino de Diego Ángel de la Cuadra, nuestro experto barista.

Diego de la Cuadra, barista de Agro.

La elección del mango es un guiño a su tierra natal –la Axarquía- y a una fruta tropical que está en plena temporada. Se trata pues de un producto fresco y de km. 0. Para empezar, De la Cuadra trocea el mango y le añade 50 gramos de azúcar junto a 18 centilitros de Ron Arehuca Carta Oro. El conjunto se flambea durante tres minutos.

La elección de este destilado no ha sido fácil. De la Cuadra buscaba un ron suave que no enmascarara el sabor del resto del cóctel. “Se trata de un ron dulce que liga muy bien con el mango y tiene la ventaja de ser más ligero que otras marcas. Era fundamental que fuera suave y de cuerpo medio”, explica. El Arehuca es un destilado canario de aroma ligero si bien muy equilibrado. Gracias a estas virtudes, es apto para cualquier combinado e incluso repostería. Durante el flambeado, el experto vierte canela en polvo que aviva el fuego y reduce el tiempo. A continuación, le agrega dos granos de anís estrellado, una guindilla y 6 centilitros de zumo de naranja. Añade hielo a la coctelera y agita durante un tiempo prudencial. Luego vierte el contenido en una copa alta y fina. Posteriormente, añade 30 centilitros de café Etiopía ‘Sidamo’ de la variedad Arábiga. La elección no es casual. Se trata de un café de muy alta calidad y aroma intenso cuyo sabor recuerda al cacao, al mango y a las frutas de hueso. “Aporta acidez al cóctel y notas afrutadas lo que equilibra un cóctel, ya de por sí, bastante dulce”. Además, huele a jazmín pues es muy floral.

Artículo anteriorLa Taberna de Monroy: la cocina del sabor
Artículo siguiente“Ofrecemos un servicio directo y eficaz en las explotaciones agrícolas”
Juan Alberto Gómez
Redactor todoterreno con más de 15 años de experiencia, en el mundo de la gastronomía, el turismo y la economía. Explorador incansable de los sabores, las cocinas del mundo y los nuevos hallazgos culinarios. Siente pasión por todo lo que rodea al mundo del vino y la enología. También de los productos de temporada y kilómetro 0, lo que viene en denominarse ‘slow food’. Hace suyas unas palabras de Cicerón: “el placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación”.