Cundi Sánchez, ganadora segunda semifinal Cocinero del Año

298

 

 

“Es el momento de centrarnos en el producto”

Todos la conocen como “Cundi” pero su nombre real es Facunda Sánchez Baño.Cundi Sánchez es chef del restaurante El Albero de Ceutí (Murcia), y también del gastrobar de Molina de Segura, La Maita, del que se encarga su pareja. De hecho, los 2 restaurantes son el proyecto en común de ambos.

Cundi empezó en el mundo de la restauración con tan sólo 16 años un verano con las amigas en la playa. Cuenta que fue en la cocina de un restaurante “donde me trataron muy mal y eso me marcó”. Por ello decidió salir de la cocina y comenzar de camera durante un tiempo y, tras conocer a su pareja ymontar su propio negocio, se metió de nuevo en la cocina, “que era donde yo quería estar”. Cundi es autodidacta, todo lo ha aprendido a través de su pareja y de una tía monja quién cocinaba en el convento. Era ella quien cocinaba para sus hermanos cuando su madre se iba a trabajar. Ahora Cundi Sánchez es primera ganadora de esta segunda semifinal del VIII Concurso Cocinero del Año que se ha celebrado en Granada. Un premio que ha conseguido gracias a un entrante “Infusión del Mar Menor”, un principal “Bacaladilla” y un postre “Mi origen”, un homenaje al paparajote y a la mujer. El otro cocinero clasificado fue Juan Manuel Salgado. Ahora, la gran final se celebrará en Barcelona el próximo año.

¿Qué ha supuesto para ti este reconocimiento?

Ni me lo creo todavía. El año pasado estuve a punto de conseguirlo y ahora ha sido una gran satisfacción a nivel profesional y personal, sobre todo. Estoy muy contenta y feliz.

¿Cómo viste le nivel del resto de participantes?

La verdad es que bastante alto. Algunos venían de trabajar en restaurantes con estrellas Michelin y han hecho también prácticas. Vi el cartel y pensé que no tenía nada que hacer, que no tenía muchas opciones y que la cosa estaba chunga (risas). Así que decidí centrarme en sólo defender mi plato y hacerlo lo mejor posible. Y al final llegó el reconocimiento.

¿Supondrá este reconocimiento un cambio en tu rumbo a partir de ahora?

Para mi futuro creo que no, pero para mí sí en el sentido de que soy cocinera y ahora puedo creerme que no lo hago mal del todo. Pero está claro que hay que seguir adelante.

¿Hasta dónde aspiras a llegar profesionalmente?

Por fin estoy donde yo quería que es trabajar en la cocina. Y de retirarme… me gustaría como lo ha hecho Dani García, en un punto profesional bastante alto aunque sea sin estrella Michelin

¿Lucharás por conseguir alguna?

No aspiro a tener una estrella. Será una responsabilidad más y con dos negocios ya es suficiente. Es una presión que no me gustaría tener. Bastante es ir día a día yque las cosas vayan saliendo bien.

¿Cómo es tu cocina?

La cocina de mi pareja y mía, de los dos, es una cocina sencilla, muy elaborada. Trabajamos para todo tipo de público y nos debemos a ellos. Una cocina tradicional, aunque también hacemos fusión. Intentamos tocar todos los palos porque tenemos clientes muy fieles que hasta vienen 3 veces en semana a comer y a ellos los tenemos que sorprender continuamente.

¿Es posible seguir innovando en la cocina o está ya todo inventado?

Creo que es el momento de centrarnos en el producto, de respetar la naturaleza y la innovación que sea sobre lo que comemos, que nos lo estamos cargando. Aunque seguro que hay alguien que es capaz de rizar el rizo y sacar alguna historia nueva. Considero que nos debemos a lo que comemos y cada vez comemos peor. Ahí es donde hay que centrar hoy día todos los esfuerzos e innovar.

¿Piensas que hay realmente un turismo gastronómico? ¿Gente que viaja para degustar los productos de un determinado destino?

Por supuesto. Yo me considero una de ellas. He viajado a Japón, Cuba, Colombia… para probar otros sabores, texturas y tener nuevas sensaciones para luego llegar a tu cocina y así ir innovando y probando cosas nuevas. Los profesionales de la restauración hacemos mucho ese tipo de viajes y mucha gente apasionada de la gastronomía también.

¿Qué factores crees que han influido en que la gastronomía esté hoy día tan de moda?

La crisis es lo que hizo que la gastronomía tuviera que reinventarse; que los cocineros tuvieran que sacar de debajo de las piedras algunas ideas cuando había poco trabajo. Al final, todos tenemos que comer. Los medios de comunicación y los programas de la tele tambiénhan influido, han ayudado mucho en ese sentido.

¿Crees que hay cantera en la gastronomía, talento de jóvenes que vienen pegando fuerte?

La verdad es que sí. Hay muchos. Algunos vienen con mucha formación, de prestigiosas escuelas, con tecnología. Hay mucha gente con ganas dentro de este sector.