Diez propuestas más una para regalar Málaga esta Navidad

80
naranja

Pasa en las mejores familias. Todos conocemos a alguien al que le puede su pasión por la gastronomía: un foodie sin remedio. Conoce todos los restaurantes, ha probado vinos que aún no están en las tiendas y sabe qué cocinero estrena carta más allá de nuestras fronteras. Llegan las fiestas y vuelve el drama: ¿qué regalar a una persona que ya ha leído los libros gastronómicos que han salido este año y que pide por internet cada ingrediente que ha utilizado Ferran Adrià? Desde Agro Magazine te traemos una propuesta con diez regalos gastronómicos de toma pan y moja para los foodies más exigentes, y si no sabes dónde comprarlos, puedes encontrar una amplia variedad en La Alacena de Málaga (www.laalacenademalaga.com), el único supermercado virtual de productos artesanales elaborados en nuestra provincia.

 

¤ AOVE ecológico

Los productos ecológicos son una de las tendencias gastronómicas para 2018. Tu foodie más cercano lo sabe y está deseando utilizar ingredientes que, además de estar deliciosos, aporten valor a su alrededor.

¤ Aguardiente macerado en pasas

Tras ser reconocidas como el primer cultivo europeo Patrimonio Agrícola Mundial, la pasa moscatel de la Axarquía está de enhorabuena celebrándolo sumergida en aguardiente. ¿El resultado?  Aguardientes malagueños de color ambar y aromas inconfundibles. El regalo perfecto para estas Navidades.

¤ Paté de alcachofa y albahaca

Un regalo ideal para hacer volar la imaginación: puede utilizarse para hacer montaditos, rellenar rollitos de berenjena o incluso para acompañar ensaladillas. Una opción genial para hacer pinitos en la cocina.

¤ Vinagre de zanahoria morá

Esta es tu oportunidad para que tu foodie suelte los vinagres exóticos de arroz y de umeboshi. Lo que se lleva es el producto local: vinagre de zanahoria morá malagueña, pásate al Km 0 y aromatiza carnes a la brasa o ensaladas de frutas como un auténtico chef.

¤ Mermelada artesanal

Castañas, zanahoria morá, mango, naranja… las hay para todos los gustos. Encuentra tus favoritos y regala los aromas de la provincia de Málaga en un tarrito.

¤ Gelatina de vino

Tal y como lo lees. Acompañada de queso curado de cabra malagueña, esta deliciosa gelatina robará más de un corazón. Amplía el universo gourmet de tu foodie regalándole la gelatina de su vino dulce preferido.

¤ Ginebra premium

Un fin de semana no está completo sin un buen gin tónic. Lo sabemos. Sorpréndele con una ginebra malagueña para que saque a relucir su lado más creativo… De zanahoria morá, de naranja, limón, mango y hasta de sandía y frambuesa o la clásica siempre. Como ves, hay donde elegir. ¿Con qué se le ocurrirá mezclarla? Descúbrelo dejándole esta maravilla bajo el árbol de Navidad.

¤ Mermelada de gin tónic

Sí, ya puestos, rizamos el rizo. Esta mermelada tiene el poder de sustituir aburridas conversaciones sobre política por las ideas gastronómicas más variopintas. No falla: siempre acapara la atención, no hay invitado que se resista a comentar con qué la serviría. Quién sabe, quizás se descubra que el próximo Chicote está en tu familia.

¤ Batatas en miel de caña

¿Sabías que en Málaga se conserva la única factoría que extrae el jugo de la caña de azúcar para convertirla en miel? Maridada con batatas se convierte en un postre, entrante o guarnición ideal para los paladares más exigentes. No falla.

¤ Paté de queso curado

Con todos ustedes, la fiesta del umami, el rey de las tostas, el cremoso y delicioso paté de queso curado de cabra malagueña. Ideal para combinar con un toque dulce o ahumado o maridarlo con los mejores vinos de nuestra provincia.

Y si a estas alturas aún no lo tienes claro, también tenemos propuestas a las que, en lugar de hincarles el diente, vas a querer ponerle los cinco sentidos. ¿Qué te parece una experiencia en torno al mundo de la enología? Para eso Vináliti Escuela de Cata te lo pone muy fácil: cursos de cata de vinos y aceites, viajes enológicos, visitas a bodegas y hasta un taller de poda donde puedes convertirte en un auténtico viticultor y hacer tu propio vino, entre otras muchas experiencias… un verdadero paraíso para los winelovers. Y quién sabe, igual hasta cae un “autorregalo”, porque… ¿por qué no? Te lo mereces.