El Lero de Bodegas Lara, Premio H&T al mejor Tinto Roble

52

Ayer se entregaron los Premios Mejores Vinos H&T en la primera jornada del Salón de Innovación en Hostelería. EL LERO de Vino Tres Generaciones consiguió el premio al mejor vino tinto roble de 6 a 12 meses de crianza.

El Lero expresa el equilibrio de la segunda generación. Ronda 2016, tempranillo, cabernet sauvignono y syrah con seis meses en barrica de roble francés.

Cuenta la leyenda que un bravo soldado, persiguiendo a “El Lero” y sus secuaces, resbaló un día con su caballo cerca de Sierra Morena perdiendo el conocimiento. “El Lero” al verlo malherido lo llevó a que lo curasen, y el soldado, agradecido, se unió a la cuadrilla del compasivo bandolero. Y esta, como nuestra historia, ha impregnado una generación tras otra.

BODEGAS LARA

La familia Lara lleva desde el año 1963 trabajando como distribuidor y comercializadora de vinos, licores y selección de alimentos de calidad. Con un gran conocimiento del medio y experiencia de tantos años en el sector. Hace algo más de un año, decide dar el paso a la producción propia en Málaga, después de algunas experiencias fuera de la provincia.

El proyecto se inició hace cuatro años cuando la familia Lara comienza a explotar unos viñedos en Ronda que ahora dan sus primeros frutos, elaborados a través de un modelo basado en la búsqueda de la excelencia y la calidad, adaptando las variedades y las técnicas actuales de elaboración a las condiciones climáticas de los viñedos de Ronda. La intención es aprovechar las posibilidades comerciales de Bodegas Lara para conseguir sumar en el reconocimiento de los vinos de Ronda y de nuestra tierra.

Con la Marca Tres Generaciones, Juan Antonio Lara realiza un homenaje a su padre, y proyecta una expectativa de continuidad en una generación futura. Se han plasmado historias y leyendas que se transmiten a lo largo del tiempo y que conectan con cada personaje o historias del entorno de Ronda con el estilo de cada vino.

Los vinos son: El Lero, La Depa, El Arquitecto y Aniya, vinos rondeños singulares, con personalidad y con recorrido en botella, frescos, fáciles de beber, con cuerpo y golosos.