Entre aljibes, una ruta nazarí en Granada

18

Actualmente, existen un total de 27 aljibes públicos.

Como antiguo Reino nazarí, la ciudad de Granada está inundada de arte islámico y la huella de esta civilización ha quedado marcada en la ciudad de muy distintas formas. Estos vestigios culturales permanecen “intactos” actualmente desde la conquista de la misma por parte de los musulmanes en el siglo VIII d.C.

Una de las huellas o, en este caso, camino de huellas más famosas de la ciudad de Granada se encuentra repartida a lo largo y ancho del barrio del Albaicín. Este pequeño legado lo encontramos representado de una forma arquitectónica muy particular e indispensable en aquella época: hablamos de la Ruta de los Aljibes.

Un aljibe es una construcción realizada durante la ocupación árabe en Granada y servía para la acumulación y reparto del agua en la ciudad. Actualmente, existen un total de 27 aljibes, que datan en su mayoría de la época islámica, y que estuvieron en uso hasta la mitad del siglo XX. 

Esta ruta tiene todos los alicientes para aquellas personas que quieran conocer y formar parte de la historia del pueblo nazarí, aunque sea durante el período de tiempo que dura el recorrido. Además, la ventaja de esta famosa y exclusiva ruta es que puede hacerse tanto de una forma guiada, para aquellos que quieran conocer en profundidad la historia y entresijos de estas construcciones, como por motu proprio, para aquellos que decidan ir por libre.

Granada siempre ha estado considerada como una de las ciudades más bellas del mundo. Y es que la carga turística e histórica con la que cuenta es envidiable. Con la ruta de los aljibes conoceremos de primera mano la importancia social y religiosa que estas construcciones tenían para el pueblo musulmán. Además, los aljibes son de carácter público, lo que ayuda sobremanera a la accesibilidad que todo aquel viajero, o autóctono, que decida perderse por las laberínticas calles del Albaicín y retroceder en el tiempo unos cuantos siglos. Además, durante el recorrido, siempre seremos guiados por un hilo conductor muy especial, fuente de la vida y bien más preciado en el mundo: el agua.

La ruta de los aljibes consta, como ya dijimos anteriormente, de 27 construcciones alrededor del barrio del Albaicín. Estos aljibes son el de Alhacaba, el de San Agustín, el de la Xarea, el de la calle Oidores, el de la Cruz de Piedra, el del Gato, el de la Gitana, el de los Negros, el de San Gregorio Alto, el de la Harina, el de la placeta de la Cruza verde, el de la plaza del Salvador, el del Polo, el del Rey, el de San Bartolomé, el de San Ildefonso, el de San José, el de San Luis, el de San Miguel Bajo, el de San Nicolás, el de Santa Isabel de los Abades, el de las Tomasas, el de la Victoria, el de la Vieja, el del Zenete, el de Trillo y el aljibe de San Cristóbal. 

¿Por qué deberíamos hacer esta ruta? Habría un millón de razones para dar, pero hay una que llama especialmente la atención, y es su carga sentimental. El Barrio del Albaicín está declarado como Patrimonio de la Humanidad desde 1994. Sus empinadas cuestas y sus maravillosos miradores ponen la guinda a una ruta imperdible por estas construcciones que tan importantes fueron para sustentar a un barrio que no dejaba de crecer, a un barrio que, a día de hoy, guarda un aura de misterio y encanto a partes iguales.