Entrevista con Adrián Martín y Rafael Martín, gerentes de El Yate

189

“El cordero es uno de los platos más demandados

de los que ofrecemos en carnes”

Con casi un cuarto de siglo de historia en Torre del Mar, El Yate no es solamente un local reconocido por su oferta de marisco y pescado, también como asador de carnes, lo que lo convierten en una opción perfecta para disfrutar a la hora de la comida o la cena de una buena paletilla de cordero o un exquisito solomillo. Con oferta de tapeo así como platos de cuchareo, que ahora apetecen con la entrada del frío, El Yate siempre está en constante evolución y mejora, para ofrecer un óptimo servicio al cliente.

¿Cuánto tiempo lleva Marisquería El Yate en Torre del Mar?

Llevamos 24 años, lo fundamos el 16 de junio de 1994, con un local más pequeño y lo hemos ido agrandando con el paso de los años, y cada tres o cuatro años hacemos una reforma importante para ir manteniendo el local

¿Cómo ha ido evolucionado en todo este tiempo?

Nació como freiduría y marisquería, y luego se introdujo el asador de carnes como un suplemento, porque aquí en Torre del Mar hay poca costumbre de ofrecer carne, en cambio si se oferta mucho pescaíto. Al turista cuando llega aquí y lleva cuatro o cinco días, aparte de pescado le va apeteciendo también una paletilla de cordero, un solomillo de buey o de ternera. La verdad que nos funciona bien. El asador surge por eso, porque en la cocina se podía ofrecer un poco de carne pero no todo lo que queríamos. Por eso sumamos el otro local.

¿Qué platos podemos pedir dentro de esa oferta como asador?

Pues hay de todo, ofrecemos la paletilla y chuleta de cordero, el chuletón de ternera roja o el chuletón de buey, la ternera blanca. Pero sobre todo el cordero es uno de los platos más demandados que tenemos. Y con unas patatas a lo pobre o con patatas asadas, la guarnición es opcional y si el cliente pide algo especial se le hace sobre la marcha. Dentro de una marisquería siempre se ha tenido una pequeña muestra de carne, como pueden ser platos para los niños con filetillos empanados u otros pero no se tenía la variedad que nosotros tenemos ahora.

¿Cómo se cambia esa mentalidad para dar ese salto en el negocio?

Al tener la marisquería siempre pensábamos de qué forma ofrecer esta opción, y con la cocina pequeña damos ese servicio. Aunque estés pidiendo carne, también puedes pedir pescado. Se da facilidades a las familias que no decidan entre un sitio de pescado u otro de carne, porque a lo mejor los niños quieren rosada y el padre quiere un chuletón o entrecot; y se le da esa posibilidad.

¿Y en estas fechas qué platos tenéis como referencia?

Todos los días tenemos un plato de cuchara, el cocinero prepara el lunes unas lentejas, el martes unos callos, el miércoles un potaje… el día anterior se lo comenta a los camareros y ellos los ofrecen. Y un buen chuletón o entrecot es un plato contundente.

¿Qué clientes suelen venir a El Yate?

No tenemos un perfil estipulado, ya que puedes comer por 10 euros o por 100 euros. Puedes comer una langosta, un buey, bogavante o cigalas; o también una ensalada y rosada. Es cuestión del dinero que quieras gastar, hay opciones para todo. También tenemos opciones para el tapeo, somos conocidos por eso, y en verano nuestra barra se llena. Tenemos una variedad bastante amplia, como en pescado frito y otras más elaboradas. En tapas la gente le tira mucho al pescado del día como los jurelillos, sardinillas, pintarrojas, chopo,… acompañado con su caña.

Y ayuda esa ubicación cerca del paseo marítimo y de calle del Mar, ¿se nota ese turismo más allá del verano?

Sí, de hecho abrimos hora y media más temprano por los extranjeros, ya que a las 18:30 o 19:00 ya están comiendo, y así abarcamos a ese turismo.