Entrevista con el alcalde de Torremolinos, José Ortiz

95

«Aún tenemos potencial para seguir creciendo de una forma sostenible»

Torremolinos acudirá del 6 al 10 de marzo a la ITB de Berlín para presentar su oferta turística al mercado alemán. La localidad sigue siendo líder en cuanto al número de turistas y pernoctaciones y su alcalde, José Ortiz, asegura que trabaja ahora en crecer en calidad con un visitante de mayor poder adquisitivo. El turismo de shopping y deportivo junto al clásico sol y playa son los principales atractivos de Torremolinos que emerge también como destino urbano con el recién estrenado espacio peatonal más grande de Málaga.

¿Con qué expectativas acude Torremolinos este año a la ITB de Berlín?

Hay que tener en cuenta que la ITB es una de las ferias internacionales de turismo más importantes junto a la Word Travel Market de Londres y Fitur, en Madrid. En Berlín estamos obligados a presentar la campaña 2019 ya que nos interesa el mercado alemán. Allí explicaremos que podemos ser su destino ideal para sus vacaciones. Los alemanes son muy exigentes con lo que buscan, principalmente calidad, servicio y productos de alto nivel y nosotros lo podemos ofrecer.

¿Con qué servicios y oferta turística?

La renovación que ha sufrido la planta hotelera en Torremolinos ha posibilitado que suba nuestra oferta turística. Se han invertido más de 300 millones de euros en ello. También es importante destacar la certificación de nuestras playas con la Q de calidad, lo que significa que apostamos por playas con servicios de alto nivel. Tuvimos además la primera bandera azul que, medioambientalmente, determina nuestras playas son acogedoras y además respetuosas con nuestro entorno.

«En Torremolinos hemos apostado también por un centro urbano recuperando su patrimonio», dice Ortiz.

En Torremolinos hemos apostado también por un centro urbano recuperando su patrimonio. Acabamos de inaugurar un nuevo espacio peatonal en la nueva plaza Costa del Sol, donde se vislumbra la pérgola que da paso a otro espacio ajardinado, creado especialmente para ocio, la gastronomía y el arte ya que tenemos una exposición espectacular de esculturas y próximamente ubicaremos también un mercado gourmet Sabor a Málaga con productos de la provincia seleccionados de calidad.

En definitiva, Torremolinos se reinventa con un modelo equilibrado de turismo de sol y playa, turismo urbano y de actividades de ocio, con una presencia importante del segmento de turismo LGTBI, lo que nos sitúa como ciudad de referencia.

En la ITB de Berlín vamos a presentar el nuevo vídeo de turismo y realizaremos una promoción específica para el público alemán a través de los medios de comunicación, redes sociales y con el reparto de folletos. Nuestra intención es romper estacionalidad durante los meses de invierno como venía ocurriendo en los últimos años. Ahora, afortunadamente eso está cambiando y tenemos una ocupación cercana al 70 y 80% en los hoteles de Torremolinos.

¿Siguen buscando a ese turista millennial como en la anterior edición de la ITB?

Sí, claro. Nos dirigimos a diferentes públicos. Principalmente el perfil de la persona que nos visita viene junto a su familia. Es un turismo familiar, tranquilo, de sol y playa, pero también el millennial nos interesa muchísimo. Tenemos campañas dirigidas específicamente a ellos. También es importante destacar que nos interesa el turismo deportivo y estamos trabajando actualmente con equipos de competición que vienen aquí a preparar sus temporadas.

¿Cuáles serán los principales atractivos que van a promocionar?

Incidiremos en el sol y playa y el turismo deportivo, pero vamos a promocionar el segmento de congresos, con una importante acción de modernización del Palacio de Congresos que tendrá que desarrollarse en los próximos años. Asimismo, Torremolinos contará, al norte, con el mayor centro comercial de la zona, lo que nos posiciona como destino de turismo de shoppping. Tenemos una ciudad muy diversa

¿Cuál es la presencia de alemanes en Torremolinos? ¿Qué importancia tiene este turismo para la localidad?

Cada día aumenta el turismo alemán. Ahora llegan al año unas 65.000 personas, lo que supone el 10,8% de los extranjeros que vienen a Torremolinos. Estamos satisfechos con esas cifras pero somos ambiciosos porque pensamos que tenemos potencial para seguir creciendo de una forma sostenible.

¿Qué busca el turista alemán en Torremolinos?

Sol y playa, principalmente. Nuestro clima. También la cercanía con la capital malagueña y las comunicaciones existentes con el interior son fundamentales ya que posibilita que el turista que pernocta en Torremolinos pueda realizar rutas por el interior de la provincia. No nos preocupa que se dirija a otras localidades en contra de lo que muchos puedan creer. Pensamos que nos favorece porque así se complementa la oferta y permite que se creen sinergias con Málaga y otros municipios de la provincia.

¿Sigue siendo Torremolinos un referente turístico dentro de la Costa del Sol?

Claro, y no sólo en cantidad. Hemos cerrado el 2018 como el mejor año de la década con 5,5 millones de pernoctaciones. Somos el primer destino en cuanto a cantidad. En estos 3 últimos años hemos realizado una importante apuesta trabajando en la calidad. Somos el quinto destino en Andalucía en cuanto al gasto medio del visitante y el tercero de la provincia, por detrás de Marbella y Nerja. El turista que llega ahora tiene un mayor poder adquisitivo, lo que garantiza el futuro y desarrollo de nuestra ciudad. Somos un destino de referencia en Andalucía en el segmento de sol y playa aunque actualmente apostemos por el turismo urbano, de shopping y el deportivo.

La recientemente inaugurada peatonalización de la plaza Costa del Sol, ¿qué aporta al municipio?

Aporta un valor fundamental: calidad de vida a nuestros ciudadanos con una importante oferta cultural y gastronómica. Es un lugar para el descanso; una especie de museo abierto con exposiciones itinerantes. Y no sólo es la plaza Costa del Sol, sino su unión con la plaza de La Nogalera, plaza de Andalucía, plaza de Picasso y de la Independencia, donde irá el futuro mercado gastronómico. Es uno de los espacios peatonales más grandes que tiene la Costa del Sol con un total de 30.000 m2. Ahora tenemos que trabajar en su mejora aplicando medidas de estética y ocupación de la vía pública para los establecimientos que allí se sitúan. Hay que tener en cuenta que la regeneración del centro no ha hecho más que empezar.

¿Qué previsiones turísticas tenemos para 2019?

Son muy buenas. Habría preocupación con el Brexit al principio, pero no se está notando. Además, los indicadores nos anticipan un buen verano. Parece que no bajaremos las cifras del año pasado. También se prevé un crecimiento de turismo nacional en la época invernal, así que somos bastantes optimistas.