Entrevista con el delegado de Agricultura y Pesca, Javier Salas

99

¿Cuáles son algunos de los principales retos que se afrontan en estos momentos desde la Delegación?

Tenemos muchos, ya que el sector agroalimentario en la provincia de Málaga es muy variado. Es la provincia que más diversa es a nivel de campo y en Málaga prácticamente se encuentra todo lo que existe en Andalucía y ello obliga a estar pendientes de muchos frentes. Pero a la vez es enriquecedor, porque eso hace que a nivel de industria agroalimentaria seamos las que más crecemos en Andalucía, siendo la provincia más pequeña. Por destacar algunos, hemos estado trabajando en el tema del marisco y las zonas de producción, ya que es una prioridad el mantenimiento de la pesca en Málaga, es una tradición milenaria y forma de nuestra cultura gastronómica y tenemos que trabajar para que se conserve. Otro tema a nivel ganadero, es que tenemos la cabaña caprina más importante de Europa, con más de 230.000 cabezas, donde destaca la cabra malagueña que es autóctona. Es un reto importante porque tenemos ese recurso a nivel agrario y no lo conocemos lo suficiente, y por ello hay que hacer una campaña pedagógica de consumo de productos malagueños. El chivo lechal malagueño esta exquisito y cada vez hay más restaurantes que lo ofrecen. Y sobre todo los quesos de cabra y cada vez hay más queserías tradicionales, las cuales promocionamos dándoles ayudas y los ciudadanos tienen que apreciar ese producto. Y a nivel agrícola tenemos una gran cantidad de cultivos a los que prestar atención, el que más dinero da en Málaga es el olivar y tenemos aceites de excelente calidad, de los más premiados a nivel mundial, con una variedad que no tiene ninguna provincia, ya que además cada comarca es distinta a otra y tiene variedades distintas en cuanto a aceituna. El impulso a la aceituna aloreña es importante y trabajamos para que sea conocida. Otro sector que da mucho dinero son los subtropicales de la Axarquía, que es emergente y hay que procurar que siga generando empleo. En el valle del Guadalhorce tenemos los cítricos, y somos la provincia que más limones produce en Andalucía. Como comentaba, la variedad es tremenda

También en 2018 ha sido el año en que ha sido entregado el reconocimiento como Patrimonio Agrícola Mundial a la uva pasa de Málaga ¿que va a suponer ello para las cerca de 2.000 familias que viven de este cultivo?

Conseguimos que fuera Patrimonio Agrícola Mundial por la FAO, y ahí tenemos un importante reto para constituir una Fundación que vele por que se mantega este título. Ello repercute en el bienestar de los agricultores y su mejora de nivel de vida. Y por supuesto el vino de Málaga, hay que apostar por estos vinos porque son de una calidad excepcional y cada vez tienen que ser más conocidos porque aportan riqueza al territorio y forma parte de la Historia de nuestra tierra, desde tiempos fenicios, la cual no se comprende sin el vino y sin la pasa.

En lo que llevamos de año, la previsión de precipitaciones ha sido la esperada, ¿qué ha supuesto para la agricultura de la zona?

A nivel de aceites se está notando. Eso sí a mayor producción, los agricultores temen el precio y su oscilación, y que pueda caer. Ahora estamos en plena vendimia y a pesar de las lluvias de este otoño e invierno, la producción no va a ser mayor que el año anterior pero sí de muy buena calidad. Para los subtropicales también ha venido bien este año.

A principios de año, se estimaba que sería muy beneficioso para el campo malagueño especialmete el olivar, subtropicales y cítricos ¿se ha notado el crecimiento en estos sectores?

Evidentemente se nota y cuando vayan saliendo los datos de cosecha de cada sector se verá. Pero la preocupación que se veía en años anteriores ya no existe, no peligran las cosechas porque se vayan a secar, afortunadamente.

Según los datos que maneja la Delegación ¿como está creciendo la exportación internacional de nuestros productos?

Málaga es la provincia que más crece a nivel de exportación de productos agroalimentarios en Andalucía, y Andalucía es la que más crece en España. Entre 2016 y 2017 ha crecido en ese sentido en una media entre un 15 y un 20%.

Sobre todo Europa, con Italia, Francia, Portugal, Países Bajos o Alemania, e incluso Estados Unidos, son algunos de los principales países destino de nuestra producción a nivel internacional ¿se están abriendo nuevos mercados?

En el sector cárnico, Málaga a nivel porcino es una de las provincias más importante a nivel andaluz e incluso a nivel nacional, después de otras catalanas como Gerona o Lérida. Y aquí exportamos en torno al 50% de nuestra producción y está muy diversificado, con un mercado en el que ha entrado con fuerza China. El resto del sector agroalimentario exporta mucho a países europeos.

La promoción es una de las claves para favorecer la exportación y la excelencia de nuestros productos ¿se está dando la importancia necesaria a dicha promoción?

Precisamente la Junta de Andalucía tiene un organismo, Extenda, que se dedica a promover los productos en el exterior así como encuentros de nuestros empresarios con otros del exterior, y a traerse estos empresarios para que conozcan nuestros productos. Dicho organismo es importante para este cometido, y los que han trabajado a través del mismo está encantados porque les abre nichos de negocio y mercados que no conocían. Por ello animo a que quien piense que su producción pueda exportarse, que entre en contacto con Extenda, que le puede ayudar en ese sentido.

En octubre tenemos una nueva edición de Fruit Attraction ¿Que potencialidades puede dar a conocer Málaga en este evento?

Desde Málaga cada vez hay más presencia en esta feria. Fruit Attraction se está convirtiendo en una de las ferias más importantes en Europa a nivel de frutas y hortalizas, y las empresas acuden muy contentas porque es un foro en el que se dan a conocer a nivel nacional e internacional. El año pasado crecimos bastante en presencia malagueña, sobre todo en subtropicales, con el mango y aguacate. El nivel de presencia va a ser similar al año anterior, quizá crezca un poco más, y además del subtropical con el cárnico. Es un gran escaparate para cualquier empresa, porque es una feria de referencia. Y desde la Junta de Andalucía aportamos ayudas para estar presentes en este evento.

Otro de los sectores claves en la Costa del Sol es el pesquero, que en estos últimos tiempos atraviesan tiempos complicados ¿qué medidas se están efectuando por parte de la Junta para garantizar su persistencia?

Hemos tenido la presencia de ciertas toxinas, producidas por el fitoplancton que es un organismo microscópico y que son naturales en el mar, pero a veces se acumulan más de la cuenta por algunas causas como las corrientes o temperaturas del mar. Esa toxina si se acumula en el organismo puede ser perjudicial para el ser humano, y por eso hay que cerrar temporalmente algunos caladeros, pero ante todo decir que es un fenómeno natural. Durante estas paradas los pescadores antes contaban con ayudas dentro el marco europeo,  y el problema viene cuando el Gobierno central anterior negoció este marco actual, que no quiso incluirlas, a pesar de que el sector y la Junta de Andalucía insistimos en que estuviera. Al haber esta acumulación de toxinas este verano, más grande de lo normal y durante más tiempo, y justo en la época  que el marisco está mas caro, ha sido muy perjudicial para la pesca. Desde la Junta estamos trabajando para que en el próximo marco europeo se contemplen estas ayudas.

¿Qué espacio ocupa la investigación e innovación agraria para la Delegación?

En la Consejería contamos con IFAPA, el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica, que se dedica a la formación de los profesionales del sector, oferta diversos cursos de capacitación, etc. Y lo más importante es la investigación en torno a la agricultura, ganadería y pesca y es el único organismo público de la Junta dedicado a la investigación aplicada. Aporta unos fantásticos resultados y de hecho el boom de los subtropicales en la Axarquía ha sido gracias en parte a la investigación IFAPA y el éxito en Huelva de los berries, con fresas y frambuesas, fue gracias a IFAPA Málaga que empezó a  investigar la implantación de la fresa, que precisamente se dio en Vélez-Málaga antes que en Huelva. Esta colaboración público-privada es muy interesante para los empresarios.

Este año también ha supuesto un impulso para la igualdad entre mujeres y hombres a través del Plan Estratégico de Agroindustria de Andalucía ¿qué medidas se están llevando para que se ejecute esa igualdad efectiva?

Precisamente esta semana nos reunimos con asociaciones de mujeres rurales para hacer un seguimiento de este plan. Se persiguen medidas muy ambiciosas, y que al igual que en otros sectores de la sociedad, se de esa igualdad en el campo. En todas las ayudas que da la Junta de Andalucía se puntúa el baremo de la igualdad en las empresas. En las cooperativas agroalimentarias tienen que tener la presencia de mujeres en sus consejos y las asociaciones de mujeres rurales son interlocutoras en cualquier acción de la Consejería de Agricultura en nuevas leyes. Son una serie de requisitos y acciones para que la mujer tenga esa presencia efectiva, y que ese protagonismo que de hecho ya tienen en el campo, que se visualice.

¿Cómo se está favoreciendo la incorporación e implicación de los jóvenes en el sector agrícola y ganadero así como el espíritu emprendedor?

Un problema a nivel europeo es que el campo tiene fama de ser un trabajo duro, sin vacaciones y con cierta remuneración; algo que a nivel social está muy asentado. Tenemos que cambiar a una mentalidad empresarial, que busque sacar rendimiento. Lo positivo es que dentro de Andalucía la edad media del agricultor es menor en España y desde la Junta se trabaja para que el relevo generacional sea mayor. Tenemos ayudas a jóvenes agricultores en la que destinamos el mayor aporte económico en España con respecto a otras comunidades autónomas, porque es para nosotros una prioridad. Y para acceder a ellas tienes que elaborar un plan empresarial, con sus expectativas y su mercado, y dentro de ese plan se les ayuda con la inversión necesaria para iniciarlo. En Málaga en las dos últimas convocatorias ha habido en torno a más de 120 proyectos nuevos que se han incorporado al campo malagueño. La educación también es importante para mejorar las condiciones para los agricultores

¿Qué más ayudas se han facilitado desde la Consejería de Agricultura y Pesca para el crecimiento agrícola, ganadero y pesquero?

Contamos con una gran cantidad de líneas, además de las que se han mencionado anteriormente. La última que hemos sacado ha sido la de modernización de explotaciones agrarias, en las que un agricultor tiene que ir renovando su empresa, a través de la maquinaria, instalación de riego, etc. En Málaga son 109 explotaciones agrícolas a la que vamos a ayudar, con una media entre 50.000 y 70.000 euros por cada una de ellas, para que el agricultor esté a la última de medios y así la productividad sea la máxima posible. También hay ayudas para mejorar las infraestructuras de regadío y además están los Grupos de Desarrollo Rural, que se adaptan a las necesidades de la comarca. Constituyen una línea de acción muy importante desde la Consejería, ya que conocen los problemas de la zona, sacan sus líneas de ayuda específicas, etc… Queremos que nuestro campo siga vivo y es muy importante la agricultura y la ganadería, y para ello es hay que preservar el turismo local, las costumbres, las fiestas y que los municipios estén vivos, y eso conlleva a que las personas se queden en sus territorios. La despoblación es un problema muy importante en España, que va perdiendo municipios, y sin embargo en Andalucía en los últimos veinte años no se ha cerrado ninguno. Eso significa que se está trabajando bien, y tenemos que seguir haciéndolo.