Entrevista con Enrique López, gerente de El Cavino y sumiller

161

“El Cavino aúna el mundo del vino, la gastronomía, turismo,

deporte y el acercamiento a la experiencia peregrina”

La sensación de vivir con toda intensidad el Camino de Santiago y además aprovechar para hacer turismo enológico por distintas bodegas. Esa fue la idea que hace cerca de cuatro años puso en marcha Enrique López, este malagueño afincado en Valladolid que ha sabido reunir esas dos pasiones y trasladarla a todos los interesados en disfrutar de este recorrido místico y milenario. Además, recientemente ha iniciado su proyecto ‘Winy Fog, la vuelta a España en 80 vinos’, para conocer todo nuestro territorio así como su tradición vinícola.

¿Cómo nace la idea de El Cavino?

La idea nació precisamente haciendo el Camino de Santiago, en una de las seis veces que lo he hecho como peregrino, en el año 2011, cuando pasando por tierras de El Bierzo veía los viñedos y pasas por un montón de bodegas como Cuatro Pasos, Luna Beberide, Losada, Godelia… y claro haciendo el Camino no puedes pararte a disfrutarlas y pensaba que era una pena no poder hacerlo para tomar una copa de vino. Entonces trabajaba como sumiller y no fue hasta que me publican un libro ‘¿Te cuento un vino?’ en 2014, que fue premiado como mejor libro digital de vinos de España, cuando decido lanzarme con El Cavino y dedicarme a ello.

¿Qué se puede vivir a través de esa experiencia?

Se tratan de viajes de una semana que cuentan con una serie de etapas que se hacen por la mañana, son bastante asequibles y tienen una media de 12-13 kilómetros, por lo que son aptas para cualquier persona. Transcurren en una zona con Denominación de Origen Vinícola: Rioja, Ribera del Duero, Toro, Bierzo, Ribeira Sacra. Después se aprovecha para visitar las bodegas de esas zonas, entre ellas Eguren Ugarte, Portia, Divina Proporción, Palacio de Canedo o Vía Romana, se prueban sus vinos y se conoce su elaboración y particularidades así como las uvas autóctonas de la región, además de disfrutar de la gastronomía del lugar en la propia bodega.

¿Y qué le trasladan todos aquellos que realizan El Cavino?

Que supera las expectativas al 100% y eso que se las marcaban bastante altas. El Cavino aúna el mundo del vino, la gastronomía, turismo, deporte y el acercamiento a la experiencia peregrina; además, con alojamiento en hoteles de cuatro y cinco estrellas y visitando municipios como Logroño, Burgos, Ponferrada, Villafranca de Duero…. Se hacen en grupos de unas treinta personas por lo que se hace una experiencia muy especial, ya que de hecho se establece una gran amistad entre los que participan.

Fruto de ese éxito y de las ganas de ampliar conocimientos enológicos nace también ‘Winy Fog, la vuelta a España en 80 vinos’….

Sí, es algo que surgió de muchos caminantes que hacían El Cavino, que querían ampliar esa experiencia a otros municipios; y al que también se suman nuevos participantes. Se tratan de viajes que se realizan desde finales de septiembre hasta mayo a distintas zonas de producción en España así como en Portugal incluso, con bodegas que te muestran la tipología de la zona, con diferentes tours de gastronomía y vino.

Y uno de esos viajes es a principios de febrero del próximo año a Málaga, ¿qué ofrece la provincia?

Es uno de los destinos que mayor ilusión me hace, mi Málaga natal, porque me gusta la vida que tiene, su gente, gastronomía, su cultura, … Es un viaje que hacemos durante tres días en el que vamos al restaurante Eboka, especializado en comida malagueña y en vinos, visitamos bodegas de las comarcas de la Axarquía y la Serranía de Ronda, unido a una visita turístico-cultural de la ciudad de Málaga.

En otros países el turismo enológico está muy implantado y aquí parece que ya está empezando a potenciarse…

El enoturismo está de moda y en España, y concretamente en Málaga, lo ofrecemos todo: climatología, turismo, gastronomía, historia, cultura, … tanto o más que la Toscana italiana o en California, y de hecho las bodegas están haciendo proyectos enoturísticos muy interesantes para ser un destino atractivo en ese sentido.

¿Algún proyecto en mente que verá la luz?

En 2018 hemos tenido lista de espera para El Cavino y ya hemos abierto el plazo para el próximo año y esperamos el mismo resultado. Tengo cierta idea de rutas en tren vinculadas con el vino, que es ambicioso y bastante dificil pero me digo ‘¿por qué no?’. Quizá para 2020.