Frigiliana amplía su oferta turística cultural con un certamen de teatro

5
cerezo

Frigiliana amplía su oferta turística cultural con su primer Certamen de Teatro “Villa de Frigiliana”, que tendrá lugar los días 10, 16 y 28 de diciembre, en el Centro de Usos Múltiples de la localidad axárquica.

En esta actividad turístico-cultural, según ha explicado la concejal de Turismo y Cultura, Carmen Cerezo, se podrán disfrutar de tres obras de teatro: Las Plañideras, a cargo de La Coracha Teatro e interpretada por Cynthia García e Inma Caballero; Pedro y El capitán, a cargo de El Abrazo Teatro, una obra escrita por Mario Benedetti; y, por último, La mirada perdida, a cargo de la Compañía María Zambrano, una reflexión sobre la falta de memoria, tanto individual como colectiva. La importancia que, para algunos, puede tener la recuperación de su historia personal.

Las Plañideras

“Las Plañideras” es una comedia que viene a reflejar esta idea con un lenguaje absurdo lleno de contra posición. Lo cómico se mezcla con lo trágico. La acción se desarrolla en un tanatorio mientras se vela al difunto Ataulfo Pérez García. El oficio de los personajes es el de plañidera, un oficio en desuso cuya principal función es llorar y rezar por el alma de los muertos. Pero tras un giro de los acontecimientos, los personajes buscarán la hilaridad y la alegría en dicho ámbito; una forma popular que tenemos de afrontar los problemas: reírnos de nuestras propias desgracias. La juventud frente a la madurez. El espíritu rebelde y enérgico de una joven recién llegada al mundo laboral se contrapone al conformismo y la estabilidad de una mujer de más de cuarenta años, madre de dos niños.

El capitán

Dos hombres cara a cara, al borde de su destino. Las ideas preconcebidas sobre lo que sucederá entre ellos caerán muy pronto.

Pedro es un preso que dialoga con su verdugo, el capitán. Aunque no presenciamos las torturas que a las que es sometido entre cada sesión de interrogatorios con el capitán, el deterioro físico de Pedro se acrecenta en cada acto, y sin embargo su espíritu sale fortalecido. El capitán, seguro de sí en el principio, verá tambalear su mundo cuando comprueba que Pedro no es una víctima fácil de someter, y que incluso es capaz de arrancar la máscara que el capitán se ha construido para realizar su trabajo.

Durante los interrogatorios, ambos hombres irán desnudando poco a poco sus almas, bajo el peso de las circunstancias. La terrible sombra de la tortura actuará como vínculo entre dos personas que poseen formas diametralmente opuestas de encararla.

La mirada perdida

La mirada perdida es una reflexión sobre la falta de memoria, tanto individual como colectiva. La importancia que, para algunos, puede tener la recuperación de su historia personal.

Don Cosme padece Alzhéimer. Está justo en la etapa más caótica de la enfermedad. Por las noches lía el zafarrancho, su hija Aurora está a punto de perder el control de la situación, está al borde del desfallecimiento. El regreso de Mariana -la otra hija de Don Cosme, desaparecida hace dos años- y la aparición de Buenaventura -un rico mejicano, empeñado en esclarecer un episodio que don Cosme protagonizó en la Guerra Civil española (concretamente en la huida de la población civil de Málaga a Almería) son las bases para crear una trama, en donde los sentimientos humanos están por encima de cualquier ideología.