Indialucía, ‘comida real’ hindú

36

Pescados, mariscos, vegetales, carne, especias… La cocina hindú es rica en sabores, pero sobre todo en salud. Una cocina que se hace con mimo, como antes, con el cariño de elaborar cada plato de forma pausada, dedicándole el tiempo necesario. Mucho sabor y mucha salud, porque lo que se cocina con la técnica ‘tandoor’ tiene también menos calorías, ya que el horno de barro donde se cuecen los alimentos, marinados previamente, lo hace de forma que estos quedan jugosos y con el sabor de las especias intacto. Este universo de sensaciones podemos encontrarlo en Torre del Mar, en el restaurante Indialucia. Allí Piyush Tulcidas está pendiente de que cada comensal pueda disfrutar de los platos de esta cocina con tanta historia.

La carta que ofrece tiene una extensa representación de platos populares hindúes, especialidades hechas en el horno ‘tandoor’, platos vetegarianos, arroces y panes frescos que se pueden degustar junto al entorno privilegiado del paseo marítimo.

Piyus lleva más de 20 años en España trabajando en la hostelería. El fue el fundador del mítico Chez Spice, uno de los restaurantes hindúes más conocidos en Málaga. Aunque el nombre de su establecimiento ha cambiado, él sigue en la misma línea de calidad y sabor para sus platos auténticamente hindúes.

 

Para abrir boca, ofrece un aperitivo compuesto por torta hecha con harina de lenteja acompañada de cuatro salsas: pipirrana, picante, mermelada de mango y yogur con menta. Para los entrantes hay platos como los nidos de cebolla rebozada con especias o las gambas al curry sobre pan frito. Pero si quieres degustar el plato estrella por excelencia, debes pedir el ‘tikka masala’. Se trata de una salsa elaborada a base de almendras y nata que acompaña al pollo, el cordero, los langostinos, las gambas o las verduras. El cliente elige. Todas estas materias primas se pueden acompañar también con otras salsas igual de sugerentes. Por ejemplo, la ‘korma’, que está hecha con coco y anacardos; la ‘bhuna’, que se hace a base de tomate, pimiento y cebolla con especias; o la ‘jalfrezi’, con jengibre, tomate, pimiento, cebolla y especias.

Para acompañar este festín, nada mejor que un arroz. Aquí la variedad también es amplia: pulau (con azafrán), al limón, jira (con conmino), o kumba (con champiñones).Al igual que el resto de platos, los postres también son de elaboración casera. Es el caso del sorbete de mango, hecho sólo con fruta y nada de azúcares, o la tarta de chocolate, que es vegana y apta para todos los gustos. Las especias que se usan en la cocina hindú hacen que se trate de una comida aún más saludable, ya que el jengibre, el comino, el curry, la cúrcuma y el clavo aportan a nuestro organismo beneficios para la garganta, el aparato digestivo y son buenos antinflamatorios.

Podría decirse, ahora que la tendencia es comer alimentos sin procesar, que la cocina hindú es ‘real food’ cien por cien. Eso, sumado a la tranquilidad del propio restaurante, hace de Indialucia un lugar que visitar si queremos transportarnos a la India más exótica gastronómicamente hablando