Marisquería El Yate, 24 años en Torre del Mar

506

Tras casi un cuarto de siglo, Marisquería El Yate (Torre del Mar) se ha convertido en un auténtico emblema de la gastronomía marinera en la costa oriental. El fundamento de su éxito radica en una forma de elaborar el pescaíto frito ejemplar y en una excelente producto marino procedente de las aguas cercanas malagueñas. Esta combinación, junto a un esmerado servicio, han propiciado que el proyecto de la familia Martín se cuele en la Guía Michelín, siendo la única freiduría de la costa oriental recomendada de la Guía Roja.

El pasado 16 de junio hicieron 24 años en Torre del Mar, afianzándose como todo un referente en la Costa del Sol. Un día como tal en 1994, Rafael Martín fundaba la actual Marisquería El Yate. Desde sus inicios, ha sido un negocio familiar. Aunque él está algo apartado siempre viene por aquí para ver cómo va. Ahora es la segunda generación, formada por los hermanos Adrián y Leticia Martín, quienes llevan las riendas del negocio familiar. De cualquier modo, Rafael, siempre que puede, visita el restaurante para echar una mano y brindar toda su experiencia. El fundador era empleado de la Cafetería Centro, en Torre del Mar, un establecimiento con solera. Se lanzó a la aventura, como quien dice, y montó la marisquería. En un principio, el Yate era un local pequeño. Con el tiempo, y viendo que iba prosperando, fue adquiriendo locales adyacentes hasta convertirse en lo que hoy es. Adrián Marín, actual propietario, atribuye el éxito de El Yate a muchos factores. “Por un lado, el servicio que damos, desde que mi padre empezó, el trato hacia el cliente, y la calidad de la materia prima con la que trabajamos”. No en vano, casi el cien por cien de los productos de la carta son locales; y los pescados proceden, en su mayor parte, de la lonja del Puerto de Caleta de Vélez. Otros dos elementos clave, son ”la persistencia y la constancia diaria para mantener la línea de trabajo”, afirma el hijo del fundador.

Espectaculares gambas al pil pil en El Yate.

Pescado y Marisco de la costa malagueña, son la principal divisa. La Fritura de Pescado es su punto fuerte. De hecho, son unos maestros en la manera de freírlo, la blancura con la que se ve sirve sobre el plato y el perfecto olor del aceite. “Utilizamos siempre aceite nuevo. Muchas veces vas por la calle y notas ese olor un poco desagradable de aceite que sale de otros locales. Nuestro camino no va por ahí. Cuidamos mucho el punto de la fritura y utilizamos harina de gran calidad”, explica Martín. Aunque su carta ofrece cualquier producto relacionado con el mar, son conocidos, fundamentalmente, por la fritura. Asimismo, cuentan con un magnífico marisco. A pesar de su éxito no olvidan el vínculo con la Axarquía y la zona de La Caleta. Por esta razón, utilizan, casi siempre, productos locales.

El Yate, calidad y gran servicio.

Desde 2015, son la única marisquería-freiduría de la Costa de la Axarquía que figura en la Guía Michelín. De hecho, es un establecimiento recomendado. Resulta bastante difícil que una freiduría esté incluida en la publicación ya que lo habitual es que accedan mesones, restaurantes o asadores. Los inspectores han visitado, periódicamente, El Yate como clientes normales antes de hacer su particular evaluación. “Y el mejor premio es que han sido favorables los tres últimos años”, subraya Rafael. Hace tres años, la familia Martín abordó la reforma completa del restaurante, casi un proyecto integral. Ampliaron tanto la terraza como los comedores para dotar al establecimiento de un aire más moderno sin perder la esencia que les ha hecho célebres. Adrián no quiere olvidar el papel tan importante que juega la plantilla. En la actualidad, el equipo del Yate está formado por 22 personas. Prueba de la buena sintonía entre propietarios y trabajadores es que el empleado más reciente, lleva casi cinco años en esta casa. “Realmente, somos una gran familia. Y todo eso se transmite en el trato con el cliente”, recuerda Adrián.