Marisquería Jacinto: producto fresco y nueva mesa

465
DSC_0065

Respeto por el producto. Eso es lo que define la esencia de Marisquería Jacinto, un negocio familiar que se encuentra en la Avenida Herrera Oria, en Málaga. Allí, la familia Rojas se afana día a día por dar lo mejor del mercado a sus clientes en cuanto a pescado y marisco como principales protagonistas de su propuesta gastronómica. La vitrina que nos saluda desde un lado de la barra dan fe de ello. A nuestra llegada vemos justo allí a Pablo, el gerente del establecimiento y segunda generación, quien se afana por prepararlo todo antes de que lleguen los primeros clientes. Y lo hace disfrutando mientras coloca pescado a pescado y un marisco junto a otro. Fruto de ese talante de quien ama lo que hace el resultado es de lo más apetitoso, ya que la laboriosa tarea de Pablo deja a la vista un producto que resalta, además de por su vistosidad, por una frescura que permite pensar que el resultado de la visita será muy satisfactorio.

Los inicios de Marisquería Jacinto tenemos que buscarlos en el año 2004 en un bar de desayunos que había junto a la antigua Gerencia Municipal de Urbanismo. De aquel rinconcito saldría lo que es a día de hoy uno de los lugares referentes para quienes gustan de disfrutar de buenos pescados y mariscos. Eso sí, uno de los platos más aclamados por sus clientes sigue siendo el chivo al ajillo, un homenaje a la tradición, a la raíz de esta casa y a una familia que procede de la comarca de la Axarquía, de Riogordo. Es aquí precisamente donde también cultivan los aguacates que llevan sus ensaladas y donde han comenzado a cultivar nueces pecanas.

La calidad siempre está presente en la mesa de Marisquería Jacinto.

Los pescados y mariscos traídos desde Caleta de Vélez, Fuengirola, Estepona y Motril suponen la mayor parte de la oferta gastronómica del establecimiento, que apuesta por una cocina mediterránea con productos frescos de la provincia donde “el cliente puede apreciar el sabor de cada plato que come”, comenta Pablo. “Aquí no enmascaramos el producto y buscamos siempre lo mejor de cada zona”, insiste. Y nosotros lo comprobamos con un menú que cumple con creces nuestras expectativas. Para abrir boca, un poquito de ensaladilla rusa, de las que se funden en la boca; lo siguiente, tartar de aguacate (el de su propia plantación) y salmón. Para entrar en materia, quisquillas de Estepona, seguidas de unas gambas blancas a la plancha traídas desde Fuengirola, bolos, conchas finas y búsanos, todo un festival con sabor a mar. Unos calamaritos a la plancha, también de Fuengirola, y una ración de morrillo de atún coronan un almuerzo de esos que recuerdas varios días. El punto dulce, una milhojas de crema.

Numerosas opciones de carta

Además de estos platos, Jacinto tiene numerosas opciones en carta, y todas apetitosas, como una amplia selección de mariscos y moluscos, ensaladas y salazones, pescaítos, pescados de escama y también gran variedad para tomarlos fritos o a la plancha. En la parte de carnes, puedes pedir entre diferentes ibéricos o piezas de selección. Además de hacerlo en sus productos estrella, el guiño a la tierra también está en la carta de vinos (tienen vinos de Chinchilla y Jorge Ordónez, entre otros) y en los aceites de mesa (se pueden degustar Borbollón de Riogordo y Mudéjar de Monda, por ejemplo).

Tartar de aguacate y salmón.

La marisquería es todo un templo dedicado al producto fresco que Jacinto Rojas puso en marcha junto a su familia. En la aventura, su mujer, Isabel Luque, que está al frente de la cocina; su hijo Pablo, responsable de sala y gerente; su hija Isabel, también en sala. Con ellos, un equipo de camareros experimentados que dan una atención impecable, el afán de dar lo mejor a sus clientes y una propuesta de mucha calidad. Con este elenco, no es de extrañar que el restaurante se haya convertido en un lugar de referencia para los amantes del buen comer.