Nuez pacana, la reina del dulce

97

La producción de la nuez ‘pacana’ o ‘pecana’ de Málaga se localiza, sobre todo, en la comarca del Valle del Guadalhorce, donde se dan las características idóneas para el crecimiento de este árbol. Allí se da la alternancia de períodos de calor con épocas de frío. La variedad más común de la nuez pacana cultivada en Málaga es la Mahan, de forma alargada, de gran tamaño, con un sabor rico y un pelado fácil. Su cáscara es lisa y tierna, similar a la de una bellota. El aspecto interior de una nuez pecana es muy parecido al de una nuez tradicional, aunque existen diferencias en su sabor: es menos amarga y más aceitosa.


Existen otras variedades menos habituales en nuestra provincia como la Western Schley, Pawnee, Wichita, Lakota o Wako. El cultivo de la nuez pecana en Málaga carece de una larga trayectoria histórica. Sin embargo, la producción es cada vez mayor. A día de hoy hay plantadas más de 300 hectáreas solo en la comarca del Valle del Guadalhorce que generan una producción de más de 200 toneladas al año.
Si quieres probarla y darle una utilidad en casa en la elaboración de algunos platos, la repostería es lo ideal, principalmente entera, en praliné o haciendo harina de la nuez, tal y como explica a Agro, José María Oviedo, jefe de pastelería de Postres Truffel, quien concreta que la nuez pacana molida “la utilizamos para hacer la base de las tartaletas, elaborar crema de nueces o para hacer galletas. En praliné, elaboramos mousse de nuez y si está entera, la caramelizamos o cubrimos de chocolate y es un elemento decorativo”.


José María nos cuenta que en Truffel sí trabajan este tipo de nuez pacana del Valle del Gualdalhorce, pero admite que “tiene menosuso porque se utiliza más la nuez común, la de California, sobre todo a nivel industrial, aunque en realidad se le puede sacar mucho provecho a la nuez pacana”

El período de recolección de la nuez pecana en Málaga se extiende desde el mes de septiembre hasta el mes de enero. Mayoritariamente la producción se utiliza para el consumo local, aunque cada vez existe una mayor demanda de este fruto seco dentro del sector repostero. Es habitual encontrar la nuez pecana como acompañante de dulces, tartas, pasteles o ensaladas, aunque también se puede comer en forma de snack como cualquier otro fruto seco. Se puede comprar envasado en tiendas.

Las nueces pacanas son un fruto más que recomendable en cualquier dieta, especialmente para embarazadas (contienen un alto grado de ácido fólico, necesario para la correcta formación del feto), para reducir el colesterol malo, para reducir la hipertensión y para prevenir el cáncer de próstata. El aporte energético de las
nueces pacanas también es muy elevado (700 kilocalorías por cada 100 gramos), por lo que se recomienda consumir solo unas cuantas al día. La composición de una nuez pacana se distribuye en un 70 por ciento de grasas, un 14 por ciento de carbohidratos, un 9 por ciento de proteínas y, el resto, en agua, vitaminas, minerales
y fibra dietética.

La nuez pacana procede de un nogal originario de Estados Unidos. La presencia de este árbol destaca sobre todo en los estados de Indiana, Iowa, Misisipi y Texas. En todos ellos el nogal pecanero es el árbol nacional. La nuez de la isla también es frecuente en algunos territorios de México como Chihuahua, Coahuila y Nuevo León. Su nombre, en cambio, es de origen indio y significa “la nuez que requiere una piedra para romperse”.


Con el objetivo de potenciar el desarrollo y la rentabilidad económica, social y ambiental de este cultivo, hace unas semanas se presentaba el proyecto “Pacano: Innovación en el cultivo adaptada al cambio climático” que estudiará la implantación de nuevas variedades de la nuez pacana o americana y la mejora de los procesos industriales en torno a ella en el Valle de Guadalhorce, donde se desarrolla desde
hace dos décadas.