Primera cerveza con cebada cultivada en olivares de Jaén

41

Cruzcampo crea la primera y única cerveza elaborada con cebada cultivada de forma sostenible en los campos de olivos de Jaén: la bock Olivarera de Cruzcampo. Esta nueva cerveza constata los progresos alcanzados en uno de los proyectos de sostenibilidad más importantes para HEINEKEN España, compañía a la que pertenece la marca Cruzcampo, el Proyecto Olivo.

La bock Olivarera está elaborada con la primera cosecha recogida el año pasado en los campos de olivares de Jaén, cuyo análisis y evaluación fueron muy positivos respecto a la calidad cervecera de la cebada dado que resultaron acordes a los requerimientos de calidad de HEINEKEN, desde calibre, humedad, proteínas, gramaje, pureza varietal e inexistencia de impurezas. “Una cerveza elaborada por Cruzcampo en Andalucía, con cebada de olivar nacida en nuestra tierra gracias al proyecto Olivo impulsado por el compromiso de HEINEKEN España por la sostenibilidad” según declara director de Responsabilidad Social Corporativa de HEINEKEN España, Mauricio Domínguez-Adame.

Cruzcampo, la marca de cerveza líder en formato barril en España, sorprende al consumidor con esta innovadora apuesta. Creada por los maestros cerveceros de La Fábrica Cervecera del Soho en Málaga, esta bock se distingue por la pureza de su aroma maltoso con notas a caramelo y el paso en boca ligero que, junto a su color cobrizo y el balance con toques herbáceos, “hacen de esta cerveza un viaje a la tierra jienense, un regreso momentáneo al campo, a la autenticidad de Andalucía, al sabor y al aroma más profundo de Andalucía”, según afirma Juan Navarro, maestro cervecero de La Fábrica, donde se podrá degustar esta edición limitada

La creación de la bock Olivarera es solo el inicio de los excelentes resultados que la cervecera está obteniendo con el Proyecto Olivo, iniciativa pionera de I+D+i que mejora la biodiversidad y la rentabilidad de los agricultores de la zona. También, lo prueba la experiencia de la segunda cosecha de cebada cultivada en olivares, recogida el pasado mes de julio, en la que se ha obtenido “el doble de cebada, medida sobre la misma superficie, que el año anterior, lo que demuestra el éxito de la adaptación del cereal a este tipo de entorno” según el director de Responsabilidad Social Corporativa de HEINEKEN España, Mauricio Domínguez-Adame, que también ha resaltado que “El Proyecto Olivo es una de nuestras principales iniciativas encaminadas a devolver al entorno el agua que utilizamos en la elaboración de nuestra cerveza”, y añade “Con la elaboración de esta bock Olivarera con cebada de estos cultivos, cerramos el círculo demostrando una vez más nuestra firme apuesta por la sostenibilidad, por el aprovisionamiento local y por Andalucía”. El éxito de este proyecto, además de permitir un uso eficiente del agua y una mejora de la biodiversidad, persigue la mejora de la rentabilidad del agricultor, así como el impulso de la economía local en el entorno del centro de elaboración que la compañía cervecera tiene en Jaén.

Existen aproximadamente más de 60.000 hectáreas de olivar de calle ancha en Andalucía donde podrían convivir ambos cultivos. Según los cálculos iniciales de la investigación, si se adoptase esta práctica solo en el 3% de esta superficie (2.000 hectáreas) se podrían compensar más de 700 millones de litros de agua.

Este proyecto, que cuenta con una inversión inicial de HEINEKEN de más de 150.000 euros y que tendrá una duración de 4 años, está siendo fuente de inspiración para otras actuaciones de compensación de agua que la compañía cervecera está llevando a cabo en México.