Restaurante Solymar, el sabor basado en la tradición

444
Restaurante Solymar, el sabor basado en la tradición

Benajarafe es una de las zonas de Málaga a los que los turistas llegan con ganas de conocer. Una zona aún no muy explotada, cercana a la capital de la provincia, tranquila y con un buen clima. Ubicado en esta zona está el restaurante Solymar, desde donde podemos disfrutar de vistas al mar y unos buenos rayitos de sol en su terraza. El nombre describe las condiciones del lugar donde nos encontramos. Hablamos con Jose Miguel Romero. Él y su hermano son los responsables de la dirección del restaurante.  Es un negocio de tradición familiar que lleva abierto desde 1983 y se ha ido adaptando a los tiempos, realizando alguna que otra reforma. Hace 35 años que se fundó este establecimiento y son los hermanos Romero los que han tomado el testigo. Ellos han ido ampliando conocimientos a través de la formación. Ambos se formaron en “La Cónsula”, su hermano en el sector cocina en la promoción 1998-2000 y José Miguel en el sector de sala de 2000 a 2002.

La propuesta gastronómica de Solymar está basada en la calidad de la cocina tradicional mediterránea adaptada a los nuevos tiempos, a una nueva manera de elaboración, adaptada también a lo que han aprendido en esta escuela de hostelería. “La verdad que el hecho de habernos formado nos ha dado un empujón bastante bueno con la adquisición de los conocimientos”, afirma José Miguel, quien dice seguir manteniendo esos lazos con sus compañeros de clase, hoy día “grandes profesionales de hostelería”. En Solymar la evolución ha sido constante, mejorando la presentación de los platos y las guarniciones, sin perder de vista la materia prima… Un buen pescado y buenas carnes hacen de su oferta una de las de más calidad de la zona. “Para nuestros padres este negocio siempre ha sido visto como un negocio de cuchara, gazpachuelo, cazuela de patatas, cazuela de fideos, lentejas. Intentamos mantener siempre un plato de cuchara que nos traslade un poco a la cocina que hacía nuestra abuela”, nos cuentan, siempre haciendo acopio de verduras de la zona y pequeños agricultores que ofrecen también sus productos. Y es precisamente ahí donde radica el éxito de estos hermanos, calidad en el producto y hacer que los visitantes y clientes se sientan como en casa, “como en su segunda casa, cómodos en todos los aspectos”.

Y en una zona que recibe turistas durante gran parte del año, José Miguel ve que la agroalimentación y el turismo son dos sectores que deben ir de la mano, de hecho, ellos hacen una firme apuesta por productos de la zona, tanto del campo como del mar. Entre sus proyectos está retomar algunas actividades, como catas y degustaciones en el establecimiento, que ha sido ampliado junto con la zona de chiringuito de playa.