De ruta por Málaga: tras los pasos de Picasso

10
picasso

En el número 15 de la plaza de la Merced nació un 25 de octubre de 1881 el malagueño más universal de todos los tiempos, Pablo Ruiz Picasso, considerado uno de los genios del arte contemporáneo. La ciudad de Málaga es un destino perfecto para conocer más sobre el artista, que estos días parece volver al presente gracias al actor Antonio Banderas, que ha estado por la capital costasoleña rodando un audiovisual sobre su vida y obras.

El punto de partida de este recorrido no podía ser otro que ese 15 de la Merced, donde se encuentra la Fundación Picasso Museo Casa Natal. En el edificio podemos contemplar tanto objetos originales y recuerdos de la familia del pintor como documentos y fotografías de la Málaga en la que Picasso nace y pasa su infancia. Los fondos artísticos de la entidad recogen más de 4.000 piezas de 200 creadores, destacando dibujos y obras únicas del malacitano.

Antes de continuar hacia la siguiente parada, en la mismísima plaza de la Merced y a apenas unos metros de su casa natal, nos encontraremos con una estatua del artista de Francisco López Hernández, sentado en uno de los bancos. Probablemente sea uno de los sitios más fotografiados del centro histórico…

Seguimos –ahora sí– hacia calle Granada, hasta la iglesia de Santiago, la más antigua de la ciudad. Fue fundada en 1940 sobre una antigua mezquita y es aquí donde Pablo Ruiz Picasso fue bautizado. En una de sus capillas se pueden contemplar dos de las imágenes procesionales de la Semana Santa de Málaga, Jesús el Rico y la Virgen del Amor.

A la salida del templo, si seguimos ‘bajando’ por esta vía –dejando las célebres bodegas El Pimpi a nuestra izquierda–, vamos a situarnos justo a las puertas del Museo Picasso, al inicio de la calle San Agustín. Su contenido tiene un gran valor, con creaciones muy destacadas del portafolio del pintor, y el continente no desmerece. Su sede está en el Palacio de Buenavista, un edificio espectacular que se considera todo un ejemplo de la arquitectura andaluza del siglo XVI.

Uno de los lugares en los que más tiempo pasó Pablo Picasso durante su etapa malagueña fue el colegio de San Rafael (c. Comedias), donde cursó primaria, y el instituto Gaona (c. Gaona, IES Vicente Espinel), en el que se se presentó para los exámenes de acceso aunque finalmente no llegó a estudiar en el centro. La sede del Ateneo, antigua escuela de Bellas Artes, es otro punto de interés en esta ruta. Nos lleva además hasta la célebre plaza de la Constitución y es aquí donde el padre del artista, José Ruiz y Blasco, ejerció como profesor de pintura.

Y ya situados en pleno casco histórico de la ciudad, cómo no continuar este recorrido por calle Larios para dirigirnos al Parque y redescubrir su arboleda, llegar a la Malagueña y pasear por una de las playas en las que un precoz Pablo Ruiz Picasso comenzó a sentir –y reflejar– el mundo con una mirada muy especial… La suya. La de los ojos de un creador único que ha llevado el nombre de su tierra por todo el mundo.