Seis deportes de aventura para este verano en Málaga

34

Adrenalina pura en temporada estival es lo que se ofrecen en distintos puntos de la provincia de Málaga entre junio y septiembre. Gracias a la diversidad de paisajes que hay en la provincia, son muchas las opciones para disfrutar de una forma activa de la costa, de los pantanos o de los ríos que hay en las distintas comarcas malagueñas.

Hay mucho donde elegir. Los que busquen emociones fuertes las encontrarán en los descensos de cañones o en balsas por algunos ríos malagueños. Los que quieran algo más tranquilo siempre pueden optar por remar a su ritmo sobre piraguas o sobre tablas de surf. Éstos son algunos de los deportes de aventura para disfrutar del verano en Málaga.

1. Rafting.Las aguas bravas del río Genil son propicias para el descenso en balsa en el tramo que hay desde el pantano de Iznájar hasta Cuevas Bajas, lo que incluye tanto este término municipal como el de su vecino Cuevas de San Marcos. Actualmente, son varias las empresas de turismo activo que operan en esta zona. Suele haber dos opciones según la dificultad que ofrezcan los tramos. El precio suele rondar los 35 euros, aunque se ofrecen descuentos considerables si se reserva en grupo.

2. Kayak. Las piraguas no pueden faltar en esta época del año. Hay muchas opciones para disfrutar de distintos recorridos a golpe de remo. Por un lado, quienes prefieran aguas tranquilas pueden disfrutar de apacibles paseos en los principales pantanos de la provincia, como el del Chorro (Conde del Guadalhorce) o el de La Viñuela. Quienes opten por el mar no pueden perderse la ruta que comercializan varias empresas de turismo activo por los Acantilados de Maro con salida desde la playa nerjeña de Burriana. Otra opción interesante es la que discurre por la franja costera del Cantal Bajo, en Rincón de la Victoria. Los precios pueden variar en función del recorrido y de las contrataciones hechas, pero no suelen bajar de los 15 euros por persona.

3. Submarinismo. Los ya iniciados saben perfectamente donde acudir para disfrutar del buceo. Los que se quieran iniciar saben que cuentan con muchas opciones distintas, gracias a clubes y empresas de turismo activo homologadas que están especializadas en los conocidos como ‘bautizos’. Para esto hay sitios espectaculares bajo el mar en Nerja (sobre todo en los Acantilados de Maro), Benalmádena, Mijas o Torrox. Los precios pueden ser muy variables según quien ofrezca esta experiencia, pero no suele bajar de los 35 euros por persona.

4. Paddle Surf. En los últimos años se ha puesto de moda esta práctica que supone remar de pie sobre una tabla de surf. Es relativamente sencillo y se disfruta mucho mejor en compañía. De hecho, suele ofrecerse descuentos a grupos. Por 20 euros la hora se pueden realizar tranquilos paseos enmuchos puntos de la costa malagueña. Quienes quieran disfrutar de esta experiencia en grupo también pueden optar por hacerlo desde una misma plataforma en lo que se conoce como Big Sup, con una tabla en la que caben hasta 10 personas. El precio por persona suele ser ligeramente inferior al del Paddle Surf.

5. Kitesurf. Hay otra forma de moverse en una tabla de surf sobre el mar. Es la que propone esta práctica deportiva para la que sí hace falta una formación específica. En este caso, el movimiento sobre las aguas lo proporciona el viento a través de una cometa. Gracias a ello, no sólo es posible deslizarse con rapidez sino que se pueden hacer algunas piruetas espectaculares. Lo mejor es iniciarse con un curso de formación o realizar un bautismo, como ocurre con el buceo. Hay varias empresas que operan en la costa malagueña. Entre las zonas favoritas para los practicantes de este deporte está la playa de Guadalmar.

6. Barranquismo. Los ríos malagueños también se ofrecen para hacer recorridos por sus aguas a través de saltos llenos de adrenalina o rapelando por algunas cascadas. Es una práctica con cada vez más adeptos, que buscan empresas de turismo activo para disfrutar de un recorrido emocionante por los principales saltos de agua que hay en la provincia de Málaga. La Sima del Diablo (Júzcar) o las Angosturas del Guadalmina (Benahavís) son algunas de las opciones más conocidas.