Seis valiosas cuevas en la provincia de Málaga

173
cueva

Málaga es una de las provincias con mayor patrimonio prehistórico de Andalucía. No en vano, cuenta con algunas de las cavidades más importantes en cuanto a pinturas rupestres y hallazgos arqueológicos. Desde Benaoján hasta Nerja os destacamos media docena de cuevas prehistóricas de la provincia de Málaga. Casi todas se pueden visitar, aunque, en algunos casos, sólo se puede hacer con reserva previa.

_

Cueva de la Pileta. Conocida por muchos como la ‘Altamira’ de Andalucía, esta gruta, situada en el término municipal de Benaoján, atesora en su interior extraordinarias pinturas rupestres del Paleolítico Superior. La gruta, que actualmente es de titularidad privada, fue descubierta en 1905 por un labrador del pueblo. Durante las excavaciones realizadas poco después se encontraron restos de cerámica de la época, como un colgante que representa a Venus. Entre sus pinturas sobresalen las de animales, que, en ocasiones, aparecen superpuestos unos sobre otros en distintos colores.

_

Cueva del Gato. Esta gruta, que también está en el término municipal de Benaoján, es muy frecuentada por los amantes de la espeleología. Está considerado como uno de los lugares más emblemáticos de la Serranía de Ronda. Y no sólo lo es por sus dimensiones sino también porque durante milenios ha servido de refugio natural, desde los primeros pobladores de la zona hasta los bandoleros de los siglos XVIII y XIX. La cavidad ha sido formada por un río subterráneo, el Gaduares, que se une metros más abajo con el curso de Guadiaro. El río tiene un recorrido dentro de la cueva de más de 4 kilómetros. Aunque no se puede entrar en la gruta si no se tiene la autorización previa y el equipamiento necesario, sí se puede contemplar el gran salto de agua y la poza de agua cristalina que deja el río en su entrada. Eso sí, ese agua está muy fría, incluso para bañarse en verano.

_

Cueva de Ardales. Esta caverna, situada en el pueblo del mismo nombre, contiene pinturas rupestres de la época solutrense (20.000 años a. C.), un importante yacimiento neolítico (3.800 años a. C.) y varios enterramientos del Calcolítico (2.700 años a. C.). Ha sido el único yacimiento arqueológico malagueño que se ha incluido dentro del Itinerario Cultural Europeo ‘Caminos del Arte Rupestre’. Le sobran motivos para ello, ya que allí se pueden apreciar manos pintadas con la técnica de la aerografía y signos realizados con los dedos, presentes sólo en una pocos yacimientos en todo el mundo.

_

Cueva de Belda. El apelativo de Belda procede de una gruta habitada durante la Prehistoria, localizada en el término municipal de Cuevas de San Marcos, justo en la zona norte de la sierra del Camorro. Precisamente, en esta cordillera, se encuentra una falla declarada como Monumento Natural de Andalucía por su valor geológico. La cueva no está abierta al público debido a la presencia de una amplia colonia protegida de murciélagos. En la zona alta de la falla se encuentran los restos de lo que fue la ciudad medieval de Belda. Para conocer este yacimiento, de difícil acceso a pie, es recomendable conocer el centro de interpretación ‘la Senda de los Milenios’, que está a los pies de la sierra de la Camorra.

_

Cueva de Nerja. Esta gruta, que es la más visitada de Andalucía, es actualmente uno de los principales reclamos turísticos de la provincia de Málaga. Ubicada junto a la aldea de Maro, la cueva fue descubierta por casualidad por un grupo de jóvenes en 1.959. Desde entonces, se ha ido avanzando tanto en su investigación como en adecentar distintos pasajes para los visitantes que la deseen conocer. Cuenta con 4.823 metros de recorrido, lo que la sitúa entre las de mayor desarrollo topográfico de del país. Las galerías abiertas al público tienen una superficie de más de 9.000 metros cuadrados, lo que supone aproximadamente un tercio del total de la cueva. Además de sus formaciones geológicas más espectaculares -estalactitas y estalagmitas-, esta gruta es una pieza clave para el conocimiento sobre la Prehistoria, ya que allí se han datado restos orgánicos asociados a unas pinturas en 42 000 años. Así, podría ser una de las primeras obras de arte conocidas de la Humanidad.

dscf4267
Cueva del tesoro.

_

Cueva del Tesoro. Ubicada en la zona conocida como El Cantal, esta gruta, habitada por el hombre prehistórico, es una joya de la geología, ya que está considerada como la única cavidad de origen marino de Europa. De hecho, la acción del Mediterráneo ha sido la que ha contribuido durante milenios -desde el Jurásico-, con su efecto erosivo, a la formación tanto de esta cueva como de otras situadas bajo el denominado Cantal. En su interior se encontraron a través de distintas excavaciones numerosos restos humanos, animales y de cerámica de la época conocida como el ‘Neolítico de las Cuevas’. Entre sus salas más importantes, sobresale la de la Virgen, la del Volcán, la de Marco Craso y la de Noctiluca. Esta última debe su nombre al hallazgo de un templo dedicado a la diosa fenicia del mismo nombre.

_