Semana Santa de Madrid, lo que debes anotar en tu agenda

24

En Madrid la Semana Santa también tiene tradición. Muchos turistas acuden a la capital de España durante esas fechas para vivir en primera persona la Semana de Pasión.

No sólo se puede disfrutar de las diferentes procesiones que recorren las calles de la ciudad desde el Domingo de Ramos y hasta el Domingo de Resurrección, sino que Madrid goza de una Semana Santa con carácter propio en la capital y en algunos de los pueblos de la región. Así, la Comunidad cuenta con tres fiestas de Semana
Santa que han sido declaradas Fiestas de Interés Turístico Regional: Morata de Tajuña, Alcalá de Henares y Móstoles. Pero lo más destacado es La Pasión de Chinchón, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 1980, y donde 300 vecinos representan un Vía Crucis viviente por sus calles, Plaza Mayor y alrededores. Culmina con la representación de la resurrección en la iglesia de la Ascensión.

Pero volviendo a la capital, Madrid muestra al visitante una Semana Santa con un toque castizo que atrae cada vez a más turistas que disfrutan del ambiente de las cornetas y tambores, de los pasos de las hermandades y de los conciertos de
música sacra que se organizan en las iglesias y basílicas durante esos días.

Todo ello va en paralelo con la potenciación de una cocina típica de Cuaresma que los mejores restaurantes de Madrid incluyen en sus cartas para el deleite de vecinos y visitantes en esas fechas. También la repostería de Semana Santa ha ido adquiriendo un protagonismo especial en los últimos tiempos, por lo que las pastelerías ofrecen, no sólo de torrijas, que es lo más característico, sino también leche frita, bartolillos o rosquillas de anís.

Los días más destacados de la Semana Santa madrileña en cuanto a procesiones son el Jueves y Viernes Santo. Mención especial merecen las hermandades de Jesús del Gran Poder y la Esperanza y la de Jesús Nazareno y la Virgen de la Soledad, ambas en Jueves Santo, así como los tres pasos de Jesús de Medinaceli, María Santísima de los Siete Dolores y el Santo Entierro, en Viernes Santo.

Todo ello sin olvidarnos de la Procesión del Silencio, con el singular ambiente que se crea durante la madrugada del Viernes Santo, cuando una gran comitiva de cofrades dispuestos en fila y vestidos con túnica y capirote, caminan solemnes por las calles de Madrid, por el Barrio de las Letras, donde el único ruido que rompe el silencio de la noche es el sonido de los pasos de los nazarenos.

De las procesiones más importantes celebradas en Domingo de Ramos y Miércoles Santo, podemos mencionar la del Paso del Cristo de la Fe y el Perdón y el de Nuestro Padre Jesús de la Salud

En Semana Santa las imágenes, son adornadas con numerosos cirios, flores y ricos mantos bordados para salir en procesión por lugares tan representativos como el Paseo del Prado, la calle Alcalá o la Plaza Mayor. A lo largo de todo su recorrido, van acompañadas de decenas de nazarenos y portadas por costaleros de las distintas cofradías.

Como explicábamos anteriormente, en la Semana Santa de Madrid es importante la presencia de la música sacra. Iglesias tan representativas como la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro o la Real iglesia de San Antonio de los Alemanes, acogen el ciclo ‘Música y Voz para la Pasión’, con casi 40 conciertos en los que la entrada es gratuita hasta completar el aforo.

Finalmente, para concluir la Semana Santa y celebrar el Domingo de Resurrección, una tamborrada maña se traslada a la Plaza Mayor de Madrid, desde donde comienza un itinerario en el que numerosos cofrades acompañados de tambores y bombos ponen banda sonora a la conmemoración de la Resurrección de Jesucristo.