Sopa Perota: el manjar de Álora

274

Como en todo pueblo u hogar, hay sopas y potajes cuyas recetas se transmiten de generación en generación, reflejo de costumbres muy vinculadas a la tradición agraria y que forman parte del acervo gastronómico. Pero, sin duda, una de las que goza fama en Málaga, muy especialmente en la comarca del Valle de Guadalhorce, y que merece una mención propia y especial es la sopa perota.

Se trata de un plato de preparación bien sencilla y que tiene como base los productos de la tierra, algo que saben bien en el pueblo de Álora, donde es un clásico tanto en las mesas de sus casas como en los bares y restaurantes, uno de sus emblemas culinarios. Se trata de una receta con varios siglos de antigüedad, que era consumida por los jornaleros y trabajadores del campo de esta pequeña localidad para afrontar la larga jornada de trabajo que tenían por delante en los campos, muy recurrente puesto que era muy económico y rápido de preparar.

Con pan, pimientos verdes, espárragos, cebollas, tomates, patatas,  ajo, vino blanco, agua, sal perejil y aceite ya tenemos los ingredientes necesarios. Primero hacemos un sofrito con el pimiento, cebolla, espárragos, tomate y ajo, al que incluimos azafrán, que después echaremos en un recipiente de agua hervida con sal para dejar cocer. El pan lo colocamos en un lebrillo de barro y lo vamos aplastando, mientras freímos en una sartén las patatas tras cortarlas en rodajas finas. Una vez esté el caldo listo, lo echamos encima de la masa consistente junto con las patatas para servirlas bien calientes.

Tal es la consideración de este caldo que en Álora cuenta con su fiesta propia, el Día de la Sopa Perota, con degustaciones por todo el pueblo y que este año se celebrará el 6 de octubre. Un evento gastronómico que cumple su decimoquinta edición y que dispondrá de más de 70 stands con diferentes productos, donde está previsto que se repartan 7.000 raciones de sopas perotas así como aceitunas aloreñas en la Plaza Baja.

“Comidas típicas”

Un evento que cada año gana en promoción, según nos comenta la edil de Turismo de Álora, Sonia Ramos, “ya que se trata de una de las comidas típicas de este pueblo, y a la que se le rinde homenaje en ese día, contando también con conciertos, visitas turísticas gratis por el pueblo y actividades infantiles”.

Un plato que, a priori, se podría pensar que es consumido para combatir los meses de mayor frío, “pero que aquí se toma todo el año, incluso se le pueden incluir otros ingredientes dependiendo de la estación, como pueden ser naranjas o granadas durante los meses de invierno, mientras que en verano podemos acompañarlos con higos chumbos”. También admite otras frutas y hortalizas en su preparación como aceitunas, pepino, uvas…

Además, como curiosidad, la sopa perota nos deja también otra sorpresa, que es lo que se conoce como el bolo. Y es que, gracias al pan sobrante que contiene el sabor del caldo, podemos conseguir otro plato igualmente rico. Sólo hay que añadir aceite de oliva virgen extra, huevo y atún y podemos servirlo para el día después. Toda una fórmula de la cocina de aprovechamiento para sacar partido a esta preparación.