Tres chefs diseñan platos inspirados en vinos de Bodega Lara

71

El mundo de la gastronomía de la Costa del Sol se dio cita el pasado lunes en la tercera cumbre de Marbella All Stars. Una cita que congregó a más de 300 profesionales en el Hotel Gran Meliá Don Pepe de Marbella.

En el evento, ocho cocineros compitieron por el Premio Costa del Sol All Stars al mejor embajador Sabor a Málaga y los ganadores fueron Ignacio Torregimeno del Hotel Healthouse Las Dunas y Pablo Castillo del restaurante Savor. Una de las actividades más llamativas de la jornada fue la presentación de los tres platos inspirados en los personajes de los Vinos Tres Generaciones, donde la gastronomía y el mundo del vino se dieron la mano con estos vinos producido en Ronda por Bodegas Lara.

En primer lugar el chef Quique Alcaide de El Gran Gatsby en Puertos Banús preparó su plato inspirado en La Depa (variedad garnacha). Una fantástica ensalada de atún maridado y verduritas encurtidas. Según Alcaide, el plato está inspirado en el colorido vestido que llevaría La Depa el día de su boda con el sargento Pedro Depón, un militar que evitó una terrible explosión en Ronda, durante la ocupación francesa, gracias a su amor por la doncella.

Sandra Romero, chef responsable de Pinetreeclub, nuevo punto de venta de Fuerte Hoteles, que preparó un steak tartar de ternera retinta con chips de yuca inspirados en El Lero (variedad tempranillo, cabernet sauvignon y syrah) Una perfecta fusión de sabores que recuerdan a la historia del mítico bandolero rondeño que era perseguido por un soldado que resbaló y quedó malherido. El Lero lo curó y lo unió a su cuadrilla.

Por último Txema Palacio, chef de Río Real Golf & Hotel – Marbella se inspira en El Arquitecto (variedad cabernet sauvignon, tempranillo y syrah) preparó un exquisito meloso de ternera con chirivia a la vainilla, jugo de cocido y aroma de cacao. Palacio tenía el vino con más cuerpo y una gran historia detrás que habla del arquitecto del Tajo de Ronda, Martín de Aldehuela, que según cuenta la leyenda, cuando terminó su obra se arrojó desde el puente para evitar así, crear otro que lo superara en belleza, y ésta como la historia de Bodegas Lara, ha impregnado una generación tras otra.