Zalamandroña, remojón o pipirrana ¿cuál eliges?

25

Remojón

Es quizás el plato más típico de la gastronomía granadina y sus orí-genes los encontramos en la época árabe, quienes estuvieron en la península desde el 711 a 1492, tantos siglos sin duda dejaron huella en la gastronomía y otros aspectos de la cultura. Una receta rica en vitamina C, muy sana y fresquita. Es muy sencillo de preparar y además, en verano apetece mucho disfrutar de este suculento manjar hecho a base de rodajas de naranja, cebolleta y bacalao, también se le puede añadir huevo duro y aceitunas negras.

A ello añadiremos sal y AOVE. Muchas personas optan por añadirle bacalao salao en crudo, sin cocinar, que previamente tendremos que pasar por el grifo para quitarle el exceso de sal y dejarlo en un bol para desalar durante 24 a 48 horas, cambiando el agua cada doce horas. Si usas migas de bacalao con 6 horas de desalado será sufi ciente. Aunque también dependerá del tamaño del bacalao.

Lo primero que debemos hacer es pelar las naranjas y cortarlas en fi nas rodajas con las que cubriremos toda la superfi cie de la fuente que vamos a utilizar. También ponemos en rodajas los huevos que habremos cocido previamente. Sobre ellas, agregamos la cebolleta troceada muy fi na, unas aceitunas y el bacalao, crudo o después de pasarlo por la plancha ligeramen-te. Todo ello lo aliñamos con un poco de sal y AOVE. Ya sólo nos queda disfrutar de este sencillo y delicioso manjar

Zalamandroña

Es otro de los platos más representativos de la cocina de Granada. El origen histórico del plato se remonta igualmente al periodo andalusí del siglo IX. Los árabes ya consumían atunes y sardinas, sabían preparar muy bien los salazones como la mojama del atún o el bacalao. Ya en la Edad Media usaban el pescado en salazón para añadirlo a muchas de sus recetas, seguramente de alguna de ellas proviene esta ensalada de Zalamandroña. Se prepara en diversos pueblos del centro-este de la provincia de Granada, concretamente en la comarca de Guadix, como es el caso de Huénaja. Es una ensalada con un sabor y textura muy distintos a las ensaladas tradicionales elaborada con verduras secas como los tomates y pimientos asados.

Se suele acompañar también con bacalao salao, lo que hace que el plato tenga un sabor único y sea además muy saludable, es una receta muy nutritiva para los meses de calor. La preparación tradicional requiere que las verduras hayan sido previamente secadas al sol (pimiento asado, calabacín, calabaza y tomate), cebollas, bacalao desalado, desespinado y desmigado, aceitunas negras y aceite de oliva. Este plato se sirve frío.

Para elaborar la zalamandroña necesitaremos 600 gramos de bacalao desalado; 5 piezas de pimientos asados rojos; 4 piezas de pimientos asados verdes; 3 piezas de tomates secos; 3 cebollas; aceitunas; AOVE y sal. Lo primero que haremos será picar bien pequeña toda la verdura. La cebolla la coceremos en una olla, a la que después de unos minutos, agregaremos la verdura restante. De igual modo cocemos el bacalao y lo dejamos reposar para que libere el agua. Posteriormente los escurriremos y mezclamos la verdura con el bacalao. Añadimos las aceitunas y aliñamos con la sal y el AOVE. ¡Y listo para comer!

Pipirrana

Es una ensalada cuyos ingredientes básicos son cebolla, tomate, pimiento verde y pepino, dándose también en zonas del sur de Andalucía su preparación sin pepino. A veces se le añade huevo cocido, algún tipo de pescado de carne prieta o incluso embutidos. Los entendidos sostienen que la pipirrana no debe llevar nada animal porque su gran secreto es “su sabor refrescante, lleno de matices verdes, a huerta veraniega, por eso no debe haber nada animal, solo hortalizas y especias frescas”, subraya Enciclopedia de Gastronomía.

La base de la pipirrana está compuesta por dos tomates rojos, dos pimientos verdes, una cebolla y un pepino. Lo pi-camos bien todo y mezclamos. A ello le añadimos sal, AOVE y vinagre. Como hemos dicho, existen otras variantes que agregan huevo duro, aceitunas o atún. Ya es cuestión de lo que te apetezca ese dí