Agro Granada 09

    Es Navidad

    El término Navidad proviene del latín “Nativitas” que significa nacimiento.Fue en el año 336 dC cuando los obispos romanos registraron por primera vez el 25 de diciembre como el nacimiento de Cristo, aunque la Biblia no recoge esta fecha. Se dice que se eligió el 25 de diciembre porque coincidía con el antiguo festival pagano Saturnalia, que honraba al dios agrícola Saturno con fiestas, juegos de azar y regalos. Así que en Agro estamos de doble celebración.

    Publicidad

    En Navidad no importa la cultura ni el lugar, el espíritu navideño, esencia de las tradiciones llenas de significado que nos ayudan a celebrar la alegría, el amor y la bondad de las personas, se adueña de todos nosotros. ¡Qué pena que dure tan poco!

    Publicidad

    Tradiciones como adornar el árbol. Ese árbol que reúne a la familia para, mano a mano, colocar cada adorno entre bromas, risas y por qué no… discusiones entre hermanos. Adornos que han ido evolucionando con el tiempo. Desde velas y manzanas cuando las luces de Navidad ni tan siquiera existían hasta bolas, galletas, muñecos, los lazos que representan la unión entre las familias y los seres queridos y la estrella. ¿Quién no recuerda levantarse el día de Reyes y correr hasta el árbol para ver si los Reyes habían recibido tu carta?. ¿A quién no se le marca una sonrisa al pensar en ese momento? Incluso darnos los regalos de Navidad tiene significado. Simbolizan los regalos que los ‘tres hombres sabios’, los Reyes Magos, le dieron a Jesús en el pesebre. Aunque también se cuenta que puede provenir de la tradición de Saturnalia que requería que los seguidores ofrecieran rituales a los dioses.

    Para mi, los mejores momentos de la Navidad son las reuniones en la cocina. Que maravillosos recuerdos, olores y sabores archivados en mi memoria, a caldos potentes, asados con ciruelas, pasas… galletas de jengibre y canela, mantecados de mi abuela. Ese momento en el que sacamos las recetas navideñas que año tras año llenan nuestras mesas, porque como en la mayoría de las casas hay platos que son de Navidad, los productos de la tierra y un buen vino. Y entre conversaciones y risas calentamos el horno, uno pone la sal, el otro la pimienta mientras que la chef de la casa, mi madre, supervisa lo que hacemos y por supuesto, le da el toque maestro.

    Una mesa imperial, mantel blanco y rojo, adornada al centro y mi familia sentada alrededor ese es mi sueño de Navidad. Desde Agro os deseamos que vuestros sueños también se cumplan.
    ¡Feliz Navidad!

    Publicidad