Pastelería Don Pedro, más de 30 años endulzándonos la vida

158

La cafetería pastelería Don Pedro es una de las de mayor solera de toda la costa oriental de Málaga. Fue fundada por el pastelero suizo Pierre-André Geiser y su mujer Ángeles Azuar en 1986. A mediados de los 80’ este pastelero profesional pasó unas vacaciones con su mujer (española) por la zona de Torre del Mar. Definitivamente, les gustó la zona. Y no solo eso. Especialmente el ambiente, la calidez de la gente y las posibilidades turísticas que tenía esta franja litoral de la costa malagueña. No se lo pensó dos veces. Hizo acopio de unos ahorros y abrió el pequeño negocio al que puso por nombre Don Pedro. Tras una brillante trayectoria de tres décadas, en 2016, el fundador se jubila y toma el testigo su hijo, David Geiser, quien desde entonces está al frente del obrador y prosigue con éxito este gran proyecto. Y todo queda en familia. Ahora es su mujer, María Pérez, quien asume la dirección de las ventas mientras él se ocupa del obrador.

Calidad e innovación constante.

Igual que siempre, “hemos mantenido la seña de identidad de Don Pedro cuya máxima es sorprender al cliente con productos innovadores basándose en una pastelería moderna e innovadora”, nos dice David Geiser. Desde los inicios, la preocupación de esta familia de pasteleros ha sido “llevar pastelería fina a pie de calle y que no tengas que ir a un hotel de cinco estrellas para comerte un buen postre, una mousse, o una creación elaborada”. Cuando aterrizaron a mediados de los 80,’ la diferencia con la pastelería local era significativa. Hoy día las diferencias “se han recortado sumamente” porque “los reposteros españoles se ha puesto al día”. Geiser recuerda que por aquel entonces en Málaga “se trabajaba, sobre todo, las masas de hojaldre, los merengues y bizcochos calados. Además las porciones eran muy grandes y la pastelería poco fina”. Ahora que todo ha cambiado, la línea que siguen en Don Pedro es “innovar y cada semana cambiar la vitrina introduciendo dulces y pasteles diferentes”. Aprovechan también “los productos y frutas de temporada”. “Doy rienda suelta a la creación según los ingredientes que tengamos y lo que nos apetezca hacer en cada momento”, asegura. Además del chocolate de alta calidad, utilizan frutas de la zona como el mango, cuando se recolecta y “actualmente las fresas”. La segunda generación de los Geiser considera que “cuando es de temporada están más dulces y el sabor es mucho mejor”. El responsable del obrador hace hincapié en que “lo que encuentras en Don Pedro no lo hallas en ningún otro lugar” e insiste en valores añadidos como “la forma de trabajar, los pasteles individuales y una particular elaboración”. En este sentido, se preocupan de la apariencia de las vitrinas añadiendo fruteros, colores vivos y trabajando mucho la presentación de los dulces y pasteles. “En invierno apostamos por el caramelo y el chocolate mientras en verano nos inclinamos por las frutas y los productos más fríos”. En cuanto a los clásicos de siempre, destacan los ‘petit suisses’ aunque lo cierto es que “renovamos semanalmente la vitrina con novedades”. Su objetivo es cambiar para que “el cliente se sorprenda y encuentre siempre algo diferente. En un mes vienes tres veces y no te encuentras lo mismo”. Inmersos en la primavera mantienen el chocolate que sigue estando presente con las tartas Sacher o las envolturas, sin embargo, ya empiezan a llegar las frutas.

Disfrute dulce para el paladar.

Geiser lanzó a comienzos del año un nuevo proyecto para distribuir postres de alta calidad a restaurantes de la zona. “Los diseño y les aporto la calidad de Don Pedro. Acudo a su cocina, les ayudo a emplatar un postre que sea bastante creativo y diferente”. A continuación, les proporciona las cartas bien diseñadas y con fotos de los postres elegidos por cada restaurador.

“Habitualmente, los cocineros no tienen tiempo para dedicarle a este capítulo y, al final, acaban tirando de cualquier postre”. Pastelería Don Pedro les da esa opción ahora. Una alternativa profesional con producto competitivo y “con muy buena de conservación.

Tras las obras de infraestructuras que se han realizado en la Avenida Andalucía de Torre del Mar, donde se encuentra este reconocido establecimiento, Pastelería Don Pedro ya ha abierto sus puertas para encarar con ilusión y mucha creatividad esta nueva temporada de primavera y verano.

 

 

Artículo anteriorEntrevista con Lourdes Peláez, de Marisquería El Kilómetro
Artículo siguienteFrigiliana celebra el Día de la Miel de Caña
Juan Alberto Gómez
Redactor todoterreno con más de 15 años de experiencia, en el mundo de la gastronomía, el turismo y la economía. Explorador incansable de los sabores, las cocinas del mundo y los nuevos hallazgos culinarios. Siente pasión por todo lo que rodea al mundo del vino y la enología. También de los productos de temporada y kilómetro 0, lo que viene en denominarse ‘slow food’. Hace suyas unas palabras de Cicerón: “el placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación”.