Tiempo de castaños en las sierras de Málaga

La sequía que sufre la provincia de Málaga ha mermado notablemente la producción de castañas de este otoño. Aunque  no compense económicamente, al menos en las zonas donde más se produce este fruto seco a partir del final de octubre y hasta entrado el mes de diciembre se podrá disfrutar del conocido como Bosque de Cobre. Bajo esa denominación, se conoce especialmente el colorido ocaso de las hojas caducas de los castaños y otros árboles en el Valle del Genal y en algunos puntos de la Sierra de las Nieves.

El fenómeno, tan espectacular como efímero, hace que cada otoño sean más los que visitan parte de la Serranía de Ronda. En concreto, el triángulo que conforman Parauta, Igualeja y Pujerra, que pasan por ser los máximos productores de castañas, es el más espectacular para quienes quieren llevarse en su cámara de fotos o en su retina imágenes idílicas del otoño malagueño. Entre estos tres pueblos, aguardan miradores únicos y rutas de senderismos que hacen una inmersión en el Bosque de Cobre. De hecho, las tres localidades mencionadas están interconectadas a través de senderos. Lo idóneo es emplear un fin de semanas o incluso un puente festivo para hacer el recorrido por los tres pueblos.

Este año como novedad se ha implementado un camino, que no sendero homologado, a través de lo que se ha denominado como ‘Bosque Encantado’. Se trata de un breve paseo (dos kilómetros, sólo ida) por un castañar donde se podrán encontrar personajes míticos como duendes o gnomos. Para hacer este camino, que en la ida es descendente, hay que partir desde el propio pueblo de Parauta. Las imágenes, que están esculpidas en madera, y que se mimetizan con la arboleda serán los principales hitos para guiarse. Por sus características y su motivación, se trata de un recorrido idóneo para los más pequeños.

Además, no hay que olvidar el rico patrimonio que aguarda en los tres pueblos mencionados. Así, en Parauta, además de su iglesia de la Inmaculada, destaca su casco antiguo, con construcciones tan singulares como el arco de la calle Altillo, del que se desconoce su antigüedad, pero que indudablemente recuerda el pasado andalusí de ésta y otras localidades del entorno. Pasando por allí y buscando la salidad del pueblo, se podrá ver la majestuosa encina de Vallecillo, que sorprende por sus grandes dimensiones. 

En Pujerra, además de la iglesia del Espíritu Santo y la ermita de San Antonio, hay otro recorrido singular por sus calles. Por ellas se ven los lugares más angostos y agradables sorpresas como el Museo de la Castaña, único espacio temático que hay dedicado a este fruto seco en la provincia de Málaga, fundamental para la economía de la zona. Para visitarlo habrá que contactar previamente con el Ayuntamiento de Pujerra. Si se continúa paseando por el centro histórico, se podrá ver un busto del rey Wamba, considerado como el último monarca visigodo en la Península Ibérica. Hay quien asegura que este personaje nació en una alquería cercana, en el término municipal de Pujerra.

Por su parte, Igualeja tiene entre sus mejores argumentos turísticos, el Nacimiento del Genal, un enclave de gran belleza en la entrada del casco urbano, donde se puede pasear y disfrutar de un paisaje de lo más otoñal en estos días del Bosque de Cobre. Allí, desde una gruta espectacular, mana con fuerza el río Seco, uno de los principales aportes del río Genal, conformado por la aglutinación de distintos afluentes del entorno. Además de su parroquia, dedicada a Santa Rosa de Lima, hay dos capillas repartidas por el casco urbano. A ello hay que unir el conocido como Albaicín, un pequeño barrio de indudables raíces andalusíes por el que merece dar un breve, pero intenso paseo.

También hay que recordar que desde esta zona, que es el núcleo duro del Bosque de Cobre en el Valle del Genal, se puede ir en pocos minutos en coche a otros pueblos del entorno, que también peuden presumir del espectacular ocaso del castañar. Así, desde Pujerra, en pocos minutos se puede llegar a Júzcar, conocida como la Aldea Azul. Desde Parauta, también en poco más de un cuarto de hora se puede hacer una excursión hasta Cartajima, el pueblo más elevado de la Serranía de Ronda, donde pueden presumir de tener singulares murales repartidos por sus calles. Otras opciones son Faraján y sus espectaculares Chorreras de Balastar o Alpandeire, el pueblo natal de Fray Leopoldo,

CÓMO LLEGAR: Para ir hasta el triángulo que conforman Parauta, Igualeja y Pujerra, es obligado usar la A-397, entre Ronda y San Pedro de Alcántara. Desde esta vía, hay que buscar las distintas salidas indicadas para cada uno de estos pueblos.

DÓNDE COMER: Entre los restaurantes más destacados en estos tres pueblos, sobresalen especialmente El Anafe, en Parauta, o El Nacimiento y El Perol, en Igualeja. En la ida o en la vuelta, también se puede almorzar o desayunar en algunos de las ventas de la carretera Ronda-San Pedro, como El Navasillo, El Madroño o La Laja.

DÓNDE HOSPEDARSE: En estos tres pueblos la principal opción para alojarse son las casas rurales. Hay alguna excepción notable, como los apartamentos de los que dispone la Posada de Fray Leopoldo, en la entrada del casco urbano de Pujerra. Otra buena opción es el complejo de Casas de Parauta, donde las viviendas se reparten a lo largo del casco urbano.