Un rincón argentino en el corazón de Málaga

154
farolito

En el centro de la capital malagueña, concretamente en la popular calle Beatas, se encuentra El Farolito, un trocito de Argentina en el que se respira y, sobre todo, se saborean, los platos más característicos del país gaucho.

Fue en 2002 cuando Damián García, que llegó a Málaga buscando un futuro que la Argentina del ‘corralito’ le negaba, abrió un minúsculo local en la cercana calle Cárcer que en poco tiempo ganó en popularidad gracias al buen hacer del parrillero. En tan sólo cinco años, El Farolito creció tanto que tuvo que trasladarse a su ubicación actual, un establecimiento coqueto y acogedor con una decoración muy atractiva en la que no faltan numerosos objetos antiguos, fotografías de personajes argentinos y, por supuesto, faroles de barcos.

El Farolito es un local informal, con buena música, para estar a gusto tanto en barra como en mesa. “Es un sitio muy confortable, muy cálido, los camareros son muy amables y siempre tratan de dar un servicio correcto y afectuoso para que los clientes se sientan bien en nuestra casa”, explica Desiré Flores, relaciones públicas del local.

En su carta destacan las provoletas, carnes, parrilladas de verduras y, como no podía ser de otra manera, las clásicas empanadas argentinas de verdura o carne. “Los cortes de carne de bife y cuadril son de los más exquisitos que te puedas comer, las entrañas también son muy recomendables, así como el pollo a la brasa y el chimichurri casero al que Damián le sabe dar un toque especial”, apunta Desiré Flores, que incide en la calidad del producto, tanto en las carnes españolas como en las que proceden de Argentina.

El equipo de El Farolito tiene para este año varios proyectos sobre la mesa. Uno de los más inmediatos es implantar la cocina sin gluten, con el beneplácito de la Asociación de Celíacos de Málaga (ACEMA), entrando así en la red ‘Málaga Sin Gluten’. “Estamos preparando nuestras instalaciones para este fin y queremos insistir en que esto no le va a cambiar el sabor a nuestros platos”, señala la relaciones públicas del local. “Muchas personas alérgicas al gluten ya acuden a nuestro local, pero nosotros siempre pedimos que nos avisen si existe este problema”, advierte.

Además, para finales de año, El Farolito tiene previsto comenzar a celebrar jornadas de cocina argentina con platos típicos de distintos puntos del país que puedan complementar la carta, pero antes comenzarán con las catas maridajes, que podrían ponerse en marcha en el mes de marzo. También abrirán próximamente su página web, que se encuentra en proceso de construcción.

Para disfrutar de la cocina y el ambiente de El Farolito es recomendable reservar, tanto por teléfono como a través de su página de Facebook.